EFEValladolid

Los presidentes autonómicos de Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha se han reunido este viernes de forma telemática con la vicepresidenta europea y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, quien se ha comprometido a buscar una solución técnica que permita apoyar económicamente el desarrollo de Soria, Teruel y Cuenca al calificarlas como "zonas más desfavorecidas".

Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha firmaron el pasado mes de julio en Soria una solicitud conjunta para que el Gobierno instara a la Comisión Europa a modificar el Mapa Español de Ayudas Regionales en este sentido, ha recordado la Junta de Castilla y León en un comunicado.

El objetivo es actualizar este Mapa, vigente entre 2022 y 2027, lo que permitiría equiparar a las provincias de Soria, Teruel y Cuenca con las regiones más septentrionales de Europa con los mismos problemas de despoblación.

Los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, han coincidido en esta reivindicación que afecta a estas tres provincias, marcadas por sus problemas demográficos.

Asimismo, los tres dirigentes han pedido a la Comisión Europea que se fusionen en un único régimen jurídico, las categorías jurídicas de ‘zonas poco pobladas’ y de ‘zonas de muy baja densidad de población’ permitiendo así que el régimen de ayudas con finalidad regional, que actualmente se permiten solo a la segunda categoría, en la que están englobadas las regiones más septentrionales de los países nórdicos, con problemas de población similares a las provincias de Teruel, Soria y Cuenca, sean de aplicación para todas.

De esta forma la nueva categoría englobaría a estas tres provincias, -como zonas NUT3 que tienen una densidad de población inferior a 12,5 hab/Km2- con los territorios NUT2 con una densidad de población inferior a los 8 hab/Km2 en donde se engloban las áreas del norte de Europa.

En opinión de los tres gobiernos autonómicos, esta distinción actual entre ‘zonas poco pobladas’ y ‘zonas de muy baja densidad de población’ "ya no tiene justificación cuando presentan los mismos problemas en los que se necesitan similares soluciones", según el comunicado.

Por otra parte, las consecuencias económicas de la actual crisis sanitaria causada por el coronavirus van a ahondar los desequilibrios que padecen estos territorios, haciendo que se reduzca aún más su tejido industrial, lo que aumentará su despoblamiento, ha añadido el comunicado.

Las tres comunidades autónomas han venido trabajando durante los últimos años y consensuando planteamientos dirigidos a paliar las desigualdades generadas en sus territorios a causa de los altos índices de envejecimiento, despoblación y dispersión.EFE

orv