EFEValladolid

La gripe repuntó la pasada semana en Castilla y León, principalmente en niños, y se situó en 50,21 casos por 100.000 habitantes en tasa estándar y 43,1 en autonómica, con lo que aunque no llega al umbral de la onda estacional -55,77 casos- "podríamos estar en el comienzo del periodo epidémico de la temporada".

Así lo indica el informe de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Castilla y León referido a la semana del 27 de noviembre y el 3 de diciembre y recogido hoy por Efe.

El informe semanal recoge que la mayor tasa de gripe acumulada por edad está en el grupo de hasta cuatro años, y de los casos de gripe acumulada en la Comunidad, 58 han sido en personas no vacunadas y sólo tres en vacunados.

El virus predominante en la Comunidad está siendo el tipo B, según el estudio semanal.

Las vacunas de esta temporada, la Chiromas y la Chiroflu, tiene antígenos de virus de la gripe tipo H1N1, H3N2 y B.

La campaña de vacunación de la gripe comenzó el pasado 24 de octubre en Castilla y León y se extenderá durante casi ocho semanas hasta el 15 de diciembre, para lo que la sanidad regional adquirió 660.000 dosis, con un coste de más de 2,5 millones y que, como novedad, como demandan cada año los sanitarios, son de jeringa precargada sin aguja, con el suministro por separado de agujas bioseguridad tipo bisagra de longitud adecuada.

En concreto, la Junta ha adquirido mediante compra centralizada 450.000 vacunas de inmunología reforzada para mayores de 65 años, y con compra directa otras 210.000 para grupos de riesgo entre seis meses y 59 años y población entre 60 y 64 años, que han tenido el mismo coste que las primeras.

Además de un porcentaje de reserva para ajustar la demanda, a Ávila se suministraron 45.550 dosis, 71.540 para Burgos, 109.250 para León; 38.619 a Palencia; 78.270 a Salamanca; 38.000 a Segovia; 23.815 a Soria; 116.280 a Valladolid y 52.190 a Zamora

En el conjunto nacional, el virus de la gripe continúa aumentando en España -32,87 casos por 100.000 habitantes- pero la incidencia se mantiene por debajo del nivel medio fijado para esta temporada (55,77 casos por 100.000 habitantes), es decir se encuentra en valores del periodo preepidémico.

Según el último informe de este sistema de vigilancia, elaborado por el Instituto de Salud Carlos III en esa misma semana, se ha constatado un aumento en la intensidad de circulación de virus gripales, sobre todo del B, cuando el año pasado por estas fechas el A(H3N2) era el virus más intenso.

En la mayoría del territorio vigilado, el nivel de actividad gripal es bajo, si bien se observa un aumento de la incidencia en zonas de Cataluña, Castilla y León, Madrid, sur de Extremadura y Andalucía.

Desde el inicio de la temporada se han notificado cuatro muertes por gripe, todas ellas asociadas a virus A; con dos casos de mayores de 65 años, un tercero del grupo de 45 a 64 años y el cuarto al de 15 a 44 años; y todos presentaban factores de riesgo y tres desarrollaron una neumonía.

Además se han contabilizado 43 casos graves hospitalizados por la gripe en nueve comunidades autónomas: el 53 % eran hombres y el 72 % tenía más de 45 años.EFE