EFEValladolid

La hermana de la niña de 4 años Sara, quien tenía 12 años cuando ocurrieron los sucesos que desembocaron en la muerte de la pequeña, declaró ante el Juzgado con prolongados silencios al responder a las preguntas y sin explicar qué ocurrió antes y el día de los hechos en la casa familiar.

El audio de la declaración que efectuó la hermana de Sara tras la muerte de la niña ha formado parte de la prueba documental practicada este miércoles durante el juicio que se sigue por el crimen, violación y maltrato cometidos contra la menor, de los que están acusados la madre de la niña, Davinia M.G., y su pareja, Roberto H.H.

Sara falleció en el Hospital Clínico de Valladolid el 3 de agosto de 2017, tras lo que su hermana, ahora de 14 años, declaró en noviembre del mismo año desde dependencias de los Servicios Sociales, por videoconferencia, ante el Juzgado de Instrucción número 6, la fiscal y las defensas de los encausados.

Ante las numerosas preguntas planteadas por las partes, la hermana de Sara tardaba en contestar en la mayor parte, guardaba silencio, y respondía con monosílabos, según se ha podido escuchar hoy en el juicio.

Acerca de si vio a Roberto H H. maltratar a su hermana o si alguna vez la pegó a ella, la hermana de la víctima manifestó que no, sin que tampoco aclarase qué ocurrió el 2 de agosto, cuando el acusado llamó al 112 por que Sara no respiraba.

"Estoy convencido de que la niña sabe más de lo que cuenta", ha opinado en declaraciones a los periodistas el letrado de la acción popular que representa la Asociación Clara Campoamor, tras escuchar la videoconferencia en la que declaró la hermana de Sara en noviembre de hace dos años.

La emisión de esta comparecencia, a puerta cerrada y con audio disponible para los medios de comunicación, ha ocupado la mayor parte de la sesión de la vista oral desarrollada esta jornada.

También se ha podido escuchar qué dijo Roberto H.H. cuando llamó al 112 para pedir asistencia para Sara desde la casa del barrio de La Rondilla en la que residían Davinia y las dos niñas y en la que también pasaba días el procesado, como aquel 2 de agosto.

En la grabación de esa llamada se escucha cómo el acusado decía por teléfono que la menor no respiraba y la forma en la que desde el servicio de emergencias le dijeron qué debía hacer para reanimarla hasta la llegada de los sanitarios y la Policía para su posterior traslado al Hospital Clínico

Dentro de la prueba documental practicada hoy, también se ha podido oír una llamada que efectuó una tía materna de Sara a la Policía el 28 de julio -días antes de la muerte-, por que la niña se había caído y Davinia no la dejaba verla ni quería llevarla al médico.

"No nos abre y estamos muy preocupados y yo no sé a quien llamar", dijo Rosana, tía de la víctima, cuando llamó al 092.

"No" son "malos tratos", dijo Rosana al agente que le respondió cuando el policía le preguntó sobre este extremo, tras lo que insistió en que la niña se había caído, se había dado un golpe en la cabeza y su madre no la dejaba entrar a su casa a verla.

"No se da a razones", expresó Rosana sobre la actitud de su hermana Davinia al agente, al que también especificó que habían abierto un expediente -los Servicios Sociales después de que un pediatra apreciara posible maltrato en Sara- y por eso no la dejaba verla ni quería llevarla al médico.

La conversación acabó cuando el agente le dijo que iba a informar de lo que ocurría a sus compañeros de La Rondilla, donde se encontraba la casa en la que estaba Sara y donde se hallaba, en la calle, la hermana de la acusada.

Los dos procesados se enfrentan a prisión permanente revisable, acusados de seis delitos de maltrato, uno de maltrato habitual, uno de asesinato con la alternativa de homicidio, una violación de persona menor y abandono de familia, en este último caso aplicado a la progenitora de la fallecida.

El juicio se reanudará mañana con la práctica de dos pruebas periciales. EFE