EFEValladolid

Un fondo de 4,1 millones ha habilitado la Junta de Castilla y León para compensar las pérdidas del transporte regular de viajeros por carreteras a causa de la pandemia, un servicio considerado esencial y cuya demanda ha caído un 90 por ciento entre marzo y mayo por la incidencia del virus.

Este fondo se suma a los 12,9 millones que anualmente destina el Gobierno autonómico a la viabilidad del transporte público regular de uso general, con el fin de garantizar la prestación de un servicio esencial apegado al territorio y de fuerte arraigo en el entramado social de la comunidad autónoma.

Se trata de subvenciones a 235 concesiones de transporte público de viajeros que afectan a 134 empresas y emplean a más de 3.500 trabajadores directos, han informado este jueves fuentes de la administración autonómica.

Son en su gran mayoría servicios deficitarios que atienden multitud de tráficos rurales para comunicar localidades de escasa población con los principales núcleos de Castilla y León, o bien transportes metropolitanos o periurbanos.

A la caída de la demanda en un 90 por ciento, entre marzo y mayo, hay que sumar el coste adicional producido por las necesarias limitaciones en la ocupación de los vehículos y las medidas de distanciamiento social impuestas por la autoridad sanitaria.

La Junta de Castilla y León no descarta la ampliación de este gasto extraordinario durante los próximos meses debido a la aplicación de nuevas medidas de limitación de ocupación y distanciamiento social en el transporte público, así como a otro efecto de caída de la demanda. EFE