EFEValladolid

La marcha de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Valladolid, la más multitudinaria a nivel nacional, recupera el 7 de noviembre, en su X edición, las calles de la ciudad, tras el formato telemático de la anterior, y aunque se deberá usar mascarilla aspira a superar los más de 56.000 inscritos en el 2019 para financiar una investigación sobre un tipo de linfoma.

La marcha se ha presentado este jueves en rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid, que colabora en la organización, y el dinero recaudado, cinco euros por inscrito, permitirá al doctor Javier Robles seguir con la investigación que realiza en el Centro del Cáncer de Salamanca, sobre un tipo de linfoma poco caracterizado y con una supervivencia escasa.

Tras el formato no presencial de la novena edición debido a la covid, la capital vallisoletana recupera este 7 de noviembre "uno de los referentes de la ciudad", que vuelca el espíritu solidario ciudadano, ha sostenido el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en la presentación de la iniciativa, que partirá del paseo central del Campo Grande con un recorrido de cinco kilómetros, corriendo o andando.

Se mantendrán las medidas de seguridad ante la covid, ha explicado el presidente de la ACCE en Valladolid, Artemio Domínguez, por lo que durante la marcha es obligatorio usar la mascarilla e intentar guardar la distancia de seguridad.

La marcha contra el cáncer de la AECC de Valladolid, que llega a su décima edición, ha ido pulverizando año atrás año los datos de participación y ha pasado de los 5.000 andarines que sumó en la primera, en 2012, a los más de 33.000 de la de 2016, con esos más de 56.000 en la de 2019, que la sitúan como la primera de España en participación.

La macha, que patrocina Iberdrola, cuenta también con el respaldo de la Diputación de Valladolid, que colabora en los autobuses gratuitos para que puedan participar en la misma vecinos de otros municipios de la provincia.

El investigador ha incidido en que el dinero que se recaude se dirige a ese estudio, que esta misma semana ha anotado un nuevo avance ya que han identificado alteraciones genéticas que juegan un papel clave principalmente en los linfomas.

Según ha detallado la AECC de Valladolid, se han descubierto 51 alteraciones genéticas en el gen VAV1 relacionadas con el cáncer, con un 51 por ciento que aceleran el desarrollo de determinados tumores.

El objetivo final es dar con un tratamiento farmacológico para este tipo de linfomas, ha concluido el investigador.

Las inscripciones para participar en la marcha, con camiseta verde para los primeros 25.000 inscritos, se abre el 25 de octubre, en la sede de la AECC en Valladolid y el Corte Inglés, y hasta el 5 de noviembre.EFE

mr