EFESalamanca

La Universidad de Salamanca (USAL) ha recordado y reconocido a las víctimas de terrorismo, con la entrega de casi un centenar de medallas, teniendo presente que "no queremos que vuelvan a ocurrir" sucesos como los acontecidos en el pasado, ha explicado el rector del Estudio salmantino, Ricardo Rivero.

Lo ha hecho este martes en un acto celebrado en el Paraninfo de las Escuelas Mayores que ha contado con la asistencia de los consejeros de Fomento y Medio Ambiente, Sanidad y Educación, Juan Carlos Suárez-Quiñones, Antonio María Sáez y Fernando Rey, respectivamente.

También han participado el director del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez y el presidente de las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, el comandante Juan José Aliste.

En declaraciones a los periodistas, el rector ha agradecido "la oportunidad de reconocer, recordar y evocar la memoria", así como "acompañar a las víctimas y siempre tener presente que no queremos que vuelva a ocurrir".

Rivero se ha posicionado del lado de los que han defendido "los mejores valores de la democracia y del Estado de Derecho" y ha condenado a quienes "los atacaron en su día o en algún momento piensen en volver a hacerlo".

Ha resaltado que el acto, enmarcado en el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y en el que se han entregado cerca de un centenar de medallas a víctimas y familiares, "se identifica con los principios más básicos de la Universidad de Salamanca como institución que piensa siempre en las personas en un sentido humanista y que tiene también muy presente nuestro pasado".

De cara al futuro, Rivero ha abogado por "seguir construyendo esos valores y educando a las generaciones venideras para que no se olviden de lo que pasó, para que no vuelva a ocurrir".

Por su parte, Aliste ha reconocido que no les queda "más remedio que mirar hacia adelante y esforzarse para siempre tener una pequeña mira que alcanzar".

Ha reclamado la prohibición de los actos de enaltecimiento de los terroristas cuando salen de las cárceles por considerar que es el "honor que les dan a ellos por haber matado".

En esos casos, ha subrayado que las víctimas, entre las que se incluye, "se quedan un poco fuera de lugar" cuando ven "todos esos actos que suceden en el País Vasco y en Navarra, fundamentalmente".

Ha lamentado que el programa "Testimonio directo de las víctimas del terrorismo en centros docentes" que se desarrolla en Castilla y León no se lleve a cabo a nivel nacional.

"Cada autonomía hace su propio reino de taifas de estas cosas y es un gran problema. Es muy fácil escribir las medias verdades que a veces son peor que la mentira", ha concluido el comandante.

Mientras, el director del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, ha resaltado la necesidad de recordar a las víctimas porque "fueron las atacadas en atentados terroristas que iban dirigidos contra la sociedad, eran víctimas vicarias, no personales, ni particulares, sino que eran ataques a la comunidad política".

En su opinión, es necesario que las instituciones desarrollen "una memoria de los sucesos relacionados con el terrorismo que sirva para deslegitimar la violencia que hemos padecido".

Ha insistido en que no puede quedar ninguna justificación a la violencia en una sociedad democrática porque si así sucede "estaremos dejando abierta la puerta para futuro rebrote de la violencia en el futuro", ha apostillado.

Además, desde su punto de vista, el testimonio de las víctimas del terrorismo "tiene que desarrollar un gran papel en la prevención de la radicalización de personas que puedan tener la tentación de seguir la violencia".

Finalmente, ha destacado la relevancia del programa puesto en marcha por el Gobierno autonómico al entender que está comprobado que la presencia de las víctimas en los estudiantes "tiene un gran efecto y contribuye a combatir el discurso del odio que se esconde detrás de todos los terrorismos". EFE