EFEMansilla de las Mulas (León)

Cientos de personas se han concentrado este mediodía en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas contra la violencia machista tras la muerte ayer de Paula, una vecina del municipio de 36 años a manos de su expareja, de 28, que fue detenido tras confesar el crimen, cometido en la vivienda que la pareja había compartido.

La concentración ha tenido lugar en la plaza del Ayuntamiento de la localidad y ha estado encabezada por el alcalde del municipio, Miguel Angel Gago; la directora general de Familias, Infancia y Atención a la Diversidad de la Junta, Esperanza Vázquez, y el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, entre otras autoridades.

El regidor ha leído una declaración institucional en la que ha hecho un llamamiento a acabar con la lacra de la violencia machista y, tras guardarse un minuto de silencio, ha declarado a los periodistas que el pueblo ha acogido el suceso con "rabia, dolor e indignación".

"Esta vez la violencia machista nos ha sacudido a nosotros y es cuando te dan cuenta de verdad del alcance de esta lacra", ha afirmado el regidor, que no ha podido contener las lágrimas al recordar a la víctima.

"Paula era una chica encantadora, siempre con su eterna sonrisa y la vamos a echar mucho de menos", ha afirmado Gago, que ha apostillado que espera que "todo el peso de la justicia caiga sobre el asesino".

Finalmente, ha desvelado que la familia, muy conocida en el pueblo ya que regentó durante años un negocio de hostelería, está "rota de dolor" y "todavía tiene que asimilar lo que ha pasado".

El asesinato tuvo lugar poco antes de la una de la madrugada de ayer en una vivienda de la tercera planta del inmueble situado en el número 44 de la calle Villa de Lil de la esta localidad leonesa, que cuenta con 1.750 habitantes y está situada a poco más de veinte kilómetros de la capital.

Según relató el vecino de abajo del piso donde tuvo lugar el homicidio, poco antes de la una de la madrugada escuchó al hombre y a la mujer, que habían roto recientemente la relación, no tenían hijos ni estaban casados, mantener una fuerte discusión y después un fuerte golpe.

El hombre salió instantes después de la vivienda, fue al centro médico y dijo a los vecinos que la había matado.

Este vecino ha explicado a los periodistas que era frecuente que la pareja mantuviera fuertes discusiones, aunque al parecer el hombre se había marchado de casa hacía unas semanas.

El supuesto agresor paso a última hora de ayer a disposición del titular del juzgado de instrucción número 1 de León, en funciones de guardia, que acordó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza acusado de un delito de homicidio/asesinato.

El juzgado de instrucción número 1 se inhibirá y trasladará el caso al número 4, competente en violencia sobre la mujer, mientras que las actuaciones han sido declaradas secretas.

La víctima se convirtió en la séptima asesinada por la violencia machista en lo que va de año en España, y la primera en la Comunidad este 2021. EFE