EFEValladolid

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad han planteado en Castilla y León más de 8.000 denuncias por no hacer uso de la mascarilla desde que se decretó su uso obligatorio en cualquier espacio el pasado 16 de julio, multado por el Régimen Sancionador de la Junta, del que se cumplen dos meses de su aprobación, con cien euros.

Según la información recopilada por EFE, en los más de dos meses de uso obligatorio de la mascarilla por la pandemia del coronavirus, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado -Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil- han planteado cerca de 5.000 denuncias, a las que habría que sumar las efectuadas por las policías locales.

En este caso, las policías municipales de las nueve capitales de provincia de Castilla y León elevarían en otras 3.000 las denuncias planteadas por no hacer uso de la mascarilla, entre las que destaca Valladolid, con más de 1.500 sanciones; seguida de Segovia, con 430, o León, con 300.

La semana con más denuncias fue la que inmediatamente siguió a la obligatoriedad del uso de las mascarillas, en la que los agentes multaron a más de un millar de personas. Dato que semana a semana ha ido disminuyendo, a excepción de la tercera semana de agosto, en la que hubo un incremento de datos coincidiendo con la intensificación de la campaña de vigilancia por las 'no fiestas' patronales.

Asimismo, desde que se implantaran medidas restrictivas adicionales para el ocio nocturno, como la obligación de cierre antes de la 1:30 horas, en Castilla y León se han abierto 883 actas a locales por no cumplir estas normas, que pueden llegar al cierre del establecimiento en los casos más graves, además de una multa.

Según el Régimen Sancionador de la Junta, del que se cumplen dos meses desde su aprobación, la multa por no hacer uso de la mascarilla es de cien euros, aunque esta puede ser proporcional al nivel de contagios que pueda provocar.

De esta manera, el régimen sancionador se articula en infracciones leves, que son aquellas derivadas de incumplimientos que pueden suponer contagiar de COVID hasta a 15 personas, que comportarán entre 100 y 3.000 euros; las graves, que implican que puede haber entre 15 y 150, penalizadas con entre 3.001 y 60.000 euros; y las muy graves cuando se puede contagiar a más de 150, con entre 60.000 y 600.000 euros.EFE