EFEValladolid

La exconsejera de Economía y Hacienda de Castilla y León y actual presidenta del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valladolid, Pilar del Olmo, no entiende la crítica lanzada por el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (Cs), sobre su labor de oposición y la ha enmarcado en que "se lo toma todo como algo personal".

En una entrevista con la Agencia EFE, Del Olmo ha explicado que, cuando Igea puso en duda la pasada semana si el alcalde socialista Óscar Puente tenía o no oposición en el Ayuntamiento de Valladolid, fue una reacción a su petición para que se eliminara el límite de 25 personas asistentes en las iglesias y se aplicara la proporcionalidad respecto al tamaño del templo, como medida preventiva de contagios de covid.

Fue a los pocos días de reclamarlo Del Olmo -tras reunirse con las cofradías-, pero también otras voces como el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, y varias protestas en templos de la Comunidad, cuando la Junta modificó esta restricción y recuperó la proporcionalidad que había mantenido en meses anteriores, pero la representante del PP insistió por los canales que considera oportunos para plantear este tipo de cuestiones a la Junta.

Por eso tampoco entendió que el presidente del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, le reprochara que no le hubiera llamado o puesto un mensaje al móvil para hacer ese planteamiento: "no me pareció que de eso tuviera que hablar con el presidente, se lo trasladé a quien se lo tenía que trasladar. No me pareció bien que (Mañueco) dijera eso", ha resumido.

La que fuera su compañera de gabinete en sucesivos Ejecutivos de Juan Vicente Herrera ha reconocido que no habla con Mañueco desde "antes de la pandemia", pero ha restado importancia a esta circunstancia, al entender que tiene otros canales de interlocución tanto con el Ejecutivo autonómico como con el PP de Castilla y León. "No podemos estar todos llamándole por cualquier cosa", ha argumentado.

Ante estas respuestas de los dos máximos dirigentes de la Junta de Castilla y León, Del Olmo ha contrapuesto la "lealtad" con la que el Grupo Municipal del PP ha obrado respecto al gobierno autonómico de coalición, que "no es lo mismo" que uno monocolor "como también se ve en el Gobierno de España, con un vicepresidente (Pablo Iglesias) en oposición permanente".

En el caso del vicepresidente de la Junta, ha opinado que "se lo toma todo como algo personal" y "admite muy mal las críticas", también las que son "constructivas", porque "las cosas se pueden hacer mejor". "No digo que se estén haciendo mal, sino que se pueden hacer mejor", ha matizado.

Sobre sus palabras acerca de la falta de oposición en Valladolid, ha ironizado con que "a lo mejor es que la está haciendo él" (Igea) y ha añadido que es "de risa" que hable de esta cuestión, ya que tal y como plantearon los representantes del PP, su partido, Ciudadanos, ha pactado las cuentas con el equipo de gobierno sin que fuera necesario su voto.

"Rectificar es de sabios", ha planteado Del Olmo tras conocer los cambios introducidos respecto a los aforos en las iglesias, que por otro lado acaba de suspender cautelarmente el Tribunal Supremo tras la denuncia de Abogados Cristianos.

"PUENTE, SÓLO FASTIDIAR Y GESTIONAR MAL"

A quien no ve rectificar es al alcalde de Valladolid, a quien ha afeado que "sólo se dedica a fastidiar y a gestionar mal", con una especial crítica a su "falta de lealtad" respecto a los partidos que participaron en el grupo de trabajo con motivo de la pandemia a la hora de sacar adelante sin información previa sus planes de movilidad urbana.

En este sentido, ha explicado que el PP en Valladolid pasó de "intentar arrimar el hombro con lealtad" para ayudar a los ciudadanos en una "situación que era un desastre" a todos los niveles por la covid a comprobar que había una "total deslealtad" por parte del equipo de gobierno. "En esa segunda etapa no te podías fiar", ha remarcado.

Con el próximo Congreso Provincial Extraordinario del PP a pocos días y sin que el futuro presidente al ser el único candidato, Conrado Íscar, le haya transmitido aún sus intenciones sobre el equipo del que se rodeará para dirigir el partido, Del Olmo sigue con su ofrecimiento para "ayudar" y "tener un papel más relevante" en la organización. "No ha habido concreción", ha asegurado.

En este tiempo en la política municipal, ha reconocido que el PP de Valladolid ha estado "muy poco activo para apoyar la labor de oposición", ya que en su opinión es "más necesario" este aliento cuando se está en la oposición que cuando se gobierna.

Su propósito es ser nuevamente la candidata del PP para desbancar a Óscar Puente de la Alcaldía, pero ha defendido que el partido busque "al mejor candidato o candidata. Si cuentan conmigo, fenomenal, yo estoy dispuesta, pero si encuentran a alguien que pueda desbancar a Puente, también, yo lo que quiero es que deje de gobernar Puente".EFE

orv

(foto)