EFEValladolid

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha ironizado este martes con el "rotundo éxito" que ha tenido la batería de medidas que tomó la Junta en Valladolid y Salamanca hace casi dos semanas, en el sentido de que los contagios de covid han seguido aumentando, por lo que ha pedido "que se evite la arbitrariedad" a la hora de tomar futuras medidas.

Ante la reunión que mantendrá esta tarde con los representantes de la Junta y sus homólogos de Salamanca y León, para analizar qué ocurre con la prórroga de las medidas, se amplían o si se extienden a otras ciudades, Puente ha declarado a los periodistas que el encuentro llega "con quince días de retraso", como si el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quisieran hacer ahora "lo que no han hecho".

"Es para darles la enhorabuena por el éxito, un rotundo éxito", ha ironizado Puente sobre la evolución de los contagios en la capital vallisoletana.

Preguntado por si se plantea que la Junta pueda pensar en el confinamiento de la ciudad de Valladolid, el alcalde ha dicho que prefiere no pronunciarse sobre "hipótesis", pero ha pedido que le "expliquen las cosas, se intente dialogar y que se evite la arbitrariedad".

En su opinión, esta "arbitrariedad" se manifiesta en hechos como que la Junta mantenga la restricción del aforo a 25 personas en lugares como la Catedral de Valladolid o el Teatro Calderón y, en cambio, dé una "autorización específica" para el Congreso de la Fica-UGT, al que ha asistido como invitado, con unas "250 personas" en un salón de actos, bajo el argumento de que es un "foro profesional".

"Parece ser que es un virus muy inteligente y distingue entre público de teatro y los profesionales que se juntan, con toda la razón del mundo y con todas las medidas de seguridad, para poner en común soluciones para el futuro", ha argumentado.

Puente ha demandado "explicaciones, iniciativas, ideas y que no haya arbitrariedad como la ha habido estos quince días", ya que en su opinión comparaciones como las que ha hecho entre los aforos de los teatros y las iglesias y el permitido para este congreso "no tiene ninguna explicación científica, ni tiene nada que ver con la lucha contra la pandemia".

Para el alcalde, esta circunstancia "tiene que ver con que algunas actividades, por lo que sea, le gustan más o le agradan más a la Administración Sanitaria y se consienten, y otras no le gustan tanto, pues se prohíben".EFE