EFEValladolid

Los sindicatos y la dirección de Renault España negocian desde este miércoles un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para las plantas de Valladolid y Palencia ante la falta de componentes electrónicos.

Según fuentes sindicales, la empresa ha propuesto la aplicación de un Erte desde el 1 de agosto al 31 de diciembre de 2021 que afectaría la planta de carrocería-montaje, a la de motores y al departamento de direcciones centrales, en Valladolid, y a la Palencia.

En la primera reunión de la comisión negociadora, la empresa ha entregado de la documentación justificado y una propuesta de jornada de afectación.

Así, la factoría de carrocería y montaje de Valladolid y el departamento de direcciones centrales tendrían 40 jornadas de parada para toda la plantilla y la planta de motores contará con 17 jornadas de parada para todos empleados.

Mientras que la factoría de Palencia y las líneas concatenadas con ella realizarán 61 jornadas de parada para toda la plantilla.

En un comunicado, la sección sindical de CCOO ha lamentado esta situación aunque ha reconocido que la falta de componentes electrónicos "no es un problema estructural sino coyuntural de Renault y del sector del auto".

Pero, al mismo tiempo, ha advertido de que el problema no lo han generado los trabajadores y ha pedido a la dirección que busque "un acuerdo beneficioso para ambas partes". EFE