EFEBurgos

San Pablo Burgos, único equipo de baloncesto de Castilla y León encuadrado en la ACB, ha alcanzado un acuerdo con sus jugadores para la reducción de los sueldos en un 10 por ciento mediante la aplicación del correspondiente ERTE a que ha obligado la suspensión de la competición nacional e internacional.

Este expediente de regulación temporal de empleo solo afecta a la plantilla, para aliviar la pérdida de ingresos, por lo que los demás trabajadores del club seguirán con sus contratos, han informado este lunes fuentes del club.

Mientras tanto, sigue en el aire el retorno a las canchas tanto en la Liga ACB, donde se espera que el 24 de abril pueda reanudarse, y la Basketball Champions League, que disputa San Pablo y que todo parece indicar se pospondrá hasta el inicio de la próxima campaña.

La intención en ambos casos es acabar la temporada aunque hubiera que apretar el calendario. En el de la competición europea, se baraja la posibilidad de jugar una final entre los cocho equipos clasificados en un único fin de semana en una ciudad por determinar.

Por el momento, todos los jugadores del San Pablo Burgos continúan en Burgos a excepción de Augusto Lima y Earl Clark que se fueron a Murcia y Estados Unidos, respectivamente, con el permiso del club.

Pero la crisis no solo ha afectado al club de baloncesto, ya que el Burgos CF ha tomado la misma decisión ante la prolongación de la emergencia sanitaria y del Estado de Alarma en nuestro país por el COVID-19, y tras la decisión de la Federación Española de Fútbol de suspender toda competición hasta nuevo aviso.

Este ERTE afecta a la totalidad de los empleados del club de fútbol (Segunda B) con la excepción de la Dirección General y Departamento de Comunicación.

Pese a que el Burgos CF tenía el presupuesto más alto de su historia, superando los 4 millones de euros, uno de los más altos de la categoría, han llegado a este acuerdo con los jugadores como ya hicieron otros equipos de la misma categoría.

El equipo de rugby de División de Honor, el Aparejadores Burgos fue el primer club dentro del deporte burgalés que ha presentado un ERTE.

Con esta medida el club intentará paliar los graves problemas económicos que puede generarle la suspensión de la competición, a la espera de que la Federación se pronuncie.

El club burgalés es el que más extranjeros tenía dentro de su plantilla, jugadores a los que se les está buscando su salida hacia sus respectivos destinos, algo que no está siendo demasiado fácil. EFE