EFESegovia

La reina Letizia y algunas de las acompañantes de los mandatarios que asisten a la cumbre de la OTAN de Madrid estos días se han dejado seducir este miércoles por las majestuosas fuentes del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso y las tallas de vidrio soplado de la Real Fábrica de Cristales del municipio en una visita que se ha prolongado hasta una hora más de lo previsto debido al gran interés mostrado por las invitadas.

Uno de los momentos más espectaculares ha sido cuando, durante su paseo por una de las calles de los jardines del Palacio desde la Plaza de las Ocho Calles, los técnicos han activado la Fuente de la Fama, que con su mecanismo original del siglo XVIII conserva la presión de la propia caída del agua hasta conseguir un chorro de hasta 45 metros de altura y 250 litros por segundo.

En ese momento en especial y durante toda la visita, los "selfies" y las fotografías se han sucedido sin parar por parte de toda la comitiva, formada por catorce acompañantes de mandatarios extranjeros, más la del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y que ha estado acompañada por la reina y Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Junto a la primera dama estadounidense, Jill Biden, han estado en el municipio segoviano Emine Erdogan, la esposa del presidente de Turquía, y las parejas de los mandatarios de Albania, Bélgica, Letonia, Lituania, Montenegro, Macedonia del Norte, Corea del Sur, Chipre, Malta y Australia, Luxemburgo y Eslovaquia, estos dos últimos los únicos hombres del grupo.

Según ha relatado a Efe el delegado de Patrimonio Nacional en La Granja de San Ildefonso, Nilo Fernández, presente durante la visita, todas las invitadas se han detenido un buen rato a admirar el espectáculo de fuentes que en su día mandó diseñar Felipe V al estilo de los jardines en los que había pasado su infancia en Francia con su abuelo Luis XIV.

Después, han visitado la exposición de tapices y han tenido un momento de distensión en el Dormitorio del Rey del Palacio, donde, con los balcones abiertos y las fuentes activadas, han podido disfrutar de un café y las mismas vistas de las que gozaba Isabel de Farnesio, la esposa del primer Borbón que reinó en España.

Pasadas las doce del mediodía, más de diez vehículos oficiales, otros tantos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y tres autobuses se han trasladado a la Real Fábrica de Cristales, donde la Reina y el resto de invitadas han disfrutado de un recorrido por su nave central y una exhibición de vidrio soplado.

El maestro vidriero ha fabricado con esta técnica de más de dos mil años de tradición el brazo de una lámpara, un caballo de cristal y una vasija ante los ojos curiosos de las asistentes a la muestra, según ha relatado a Efe la alcaldesa accidental del municipio, Paloma Ramírez, que ha acompañado al grupo en esta parte de la visita.

"No se podían imaginar que el vidrio, al alcanzar esas temperaturas tan altas, fuese tan maleable como la plastilina, estaban muy impresionadas", ha narrado la regidora en funciones, quien también ha comentado que tanto la reina Letizia y como Jill Biden han estado muy atentas a las explicaciones y han hecho muchas preguntas.

Entre otras cuestiones, ellas y el resto de visitantes se han interesado por saber los detalles acerca del origen de la disciplina y si las piezas creadas estaban a la venta.

La singular visita ha trastocado la rutina de los vecinos de La Granja desde primera hora de la mañana, cuando ya se podía ver por el pueblo una amplia presencia de agentes de la Guardia Civil con metralletas restringir los accesos o hacer labores de inspección en lugares como la alcantarillas, a pie, montados a caballo o con unidades caninas.

Durante unas horas, ha estado cerrado al público buena parte del Paseo Pocillo y la Alameda que sube desde la Puerta de la Reina hasta el Palacio Real y, de forma puntual, el acceso al municipio por la carretera CL-601, lo que ha supuesto más de un quebradero de cabeza para los vecinos.

Además, un centenar de ellos se ha acercado al lugar para ver pasar a las invitadas sin ningún éxito, pues estas viajaban en coches oficiales o autobuses con los cristales tintados.

De la visita de las acompañantes de los líderes de la OTAN no se ha dejado de hablar en toda la mañana en lugares de encuentro como la Plaza de los Dolores, donde, a pesar de todo, era día de mercado.

Allí, en declaraciones a Efe, Hortensia se ha quejado de que no iba a poder salir del pueblo hasta las tres de la tarde porque no le dejaban salir con el camión de la fruta y Angelines y Ana, de que había sido "horroroso" acceder al pueblo desde Valsaín y Madrid por los cortes de circulación.

Muchas vecinas han concluido que, a pesar de que este miércoles salga su municipio en todos los telediarios, para ellas estos eventos son solo "molestias": "Si a nosotros esta gente… van de paso. No van a comprar aquí un kilo cerezas ni cuatro tomates", ha comentado Matilde, para quien La Granja no necesita más "promoción turística".

En esto también ha coincidido Ana: "Al revés, cuanto mas gente venga, más nos van a subir los precios", ha augurado desde la cola de uno de los puestos.

A última hora de la mañana, el centenar de vecinos que había acudido a las inmediaciones de la Real Fábrica de Cristales se marchaba, disuadido de conseguir, al menos, un saludo en la distancia: "No hay derecho que en todos los pueblos se baja el rey, se baja la reina, dan la manos a los niños y aquí no se puede bajar... ¿Por qué? ¡Si no la vamos a comer!", se quejaba Maricruz, ya de vuelta a su casa después de lo que, para ella, había sido una mañana perdida.EFE

1011939

lll-cpg/aam

(foto) (vídeo)