EFESegovia

El economista, historiador y escritor Ramón Tamames ha señalado este miércoles que las medidas económicas del Gobierno y la Unión Europea son "calmantes para un dolor muy profundo" y no tendrán "unas ventajas ni unas consecuencias portentosas, ni mucho menos", fundamentalmente por el aumento de la inflación.

Tamames ha participado en el encuentro "El valor de ser economista", organizado en el campus segoviano de la Universidad de Valladolid por la Sección de Segovia del Colegio de Economistas de Madrid, y ha ofrecido la conferencia titulada “Economía, guerra y paz en Europa”.

Antes del acto, el experto ha analizado en declaraciones a los medios la situación económica actual de España, que ha calificado de "lento crecimiento con problemas derivados todavía de la vieja gran recesión", por la pandemia, y agudizados ahora por la guerra de Ucrania, la cual "está incidiendo en el lento crecimiento y en el estancamiento a medio plazo".

"Vamos a sufrir, vamos a ser mas pobres. Eso que se dice de las medidas... las medidas son calmantes para un dolor muy profundo y no tiene unas ventajas ni unas consecuencias portentosas, ni mucho menos, vamos a seguir igual, más o menos", ha comentado.

Preguntado por el nuevo paquete de sanciones que ha planteado la Unión Europea en la línea de un veto progresivo a las compras europeas de petróleo ruso para finales de año, Tamames ha advertido que esto "va a aumentar la inflación".

"Lo que está haciendo la Unión Europea son paliativos", ha opinado, antes de señalar como ejemplo los fondos europeos, la bajada de impuestos o "la política de no comprar gas y petróleo ruso" y ha precisado que estas acciones "van a provocar una realimentación de la inflación".

"La inflación va a seguir, es un huésped muy molesto que ha llegado a casa, se ha metido y se va a quedar una temporada", ha afirmado.

Acerca de la guerra de Ucrania, ha calificado la situación de "penosa": "Que en el siglo XXI haya una guerra en Europa es intolerable y que las Naciones Unidas no tengan todavía la capacidad de parar una guerra es intolerable", ha lamentado.

Ha asegurado que "se está alimentando la guerra" con la compra de gas y petróleo ruso, que supone según él 1.000 millones de euros al día: "Eso es lo que se intenta deshacer actualmente y va a tener un coste de inflación muy fuerte, pero claro, es una decisión política para acabar una guerra que no se ve la manera de acabar", ha reflexionado.

Sobre sus previsiones para 2023, Tamames ha augurado que será un año "posiblemente peor" por los efectos de la subida de los combustibles y porque la crisis energética "se habrá agudizado".

Como ejemplo de ello, ha apuntado el caso de China y su disminución en el crecimiento: "Esos confinamientos cuestan un dinero tremendo (...) No va a caer en la recesión, va a seguir creciendo, pero un crecimiento mucho más lento. La meta que se ha puesto China de un 6,5 por ciento no se podrá alcanzar, seguramente", ha comentado.

Preguntado por su opinión sobre la gestión del Gobierno de los fondos europeos, Tamames ha criticado la "falta de claridad": "Es un secreto de estado. Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como", ha apuntado.

Bajo su punto de vista, "lo único claro" son los PERTE para sectores como la automoción o la industria siderúrguica: "Esos siete PERTEs, está claro, son 56.000 millones, pero de ahí a 140.000 hay mucha diferencia y no hay información correcta, ni mucho menos", ha denunciado. EFE

1011939

lll/aam

(foto)