EFEValladolid

Un brote de coronavirus detectado en la cárcel de Valladolid deja por el momento un total de 18 casos positivos, dos de ellos trabajadores de la empresa de mantenimiento y 16 reclusos que, como el resto de internos, habían sido vacunados la semana pasada con Janssen y, por lo tanto, no estaba inmunizados del todo, lo que ha obligado a suspender la visitas al centro y restringir al máximo la entrada de personal del exterior.

Según han informado a Efe fuentes de instituciones penitenciarias, los casos se han detectado en las pruebas rutinarias que se realizan y todos los internos afectados se encuentra bien, asintomáticos, y aislados del resto de presos, mientras que los trabajadores se encuentran en sus domicilios, también en buen estado.

El resto de internos -la cárcel de Valladolid tiene 360 reclusos- permanecen en sus módulos habituales, con mascarilla y aplicando el resto de medidas sanitarias, y, además, se les permite permanecer más tiempo en sus celdas si así lo desean, según las fuentes.

Instituciones penitenciarias ha comunicado el brote a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León para que puedan adoptar la medida que consideren como la realización de cribados masivos.

Se da la circunstancia de que los 16 internos habían sido vacunados la semana pasada con la monodosis de Janssen, al igual que el resto de encarcelados, pero no ha pasado el tiempo suficiente para estar inmunizados completamente lo que ha favorecido este brote, si bien todos los afectados son asintomáticos. EFE