EFEValladolid

Son dos los tipos de síntomas que provoca el COVID-19: tos, fiebre y problemas respiratorios a los infectados y un aumento de la dadivosidad a los no contagiados, que canalizan a través de las redes sociales este ímpetu por ayudar, con tareas básicas como hacer la compra u otras como clases de yoga online.

Como vía para canalizar estas ansias por ayudar, un grupo de jóvenes de Valladolid "de toda la vida" decidió crear hace tan solo cuatro días la plataforma 'Voluntarios COVID Valladolid' en Instagram, en la que diariamente cuelgan decenas de ofrecimientos de gente que pone su tiempo, conocimiento y disponibilidad al servicio de los que más lo necesitan estos días.

Según narra este grupo de amigos a Efe, la su idea surgió como una ramificación de la cuenta oficial de Instagram 'Voluntarios COVID', ya que este grupo de jóvenes se percató de que no existía una iniciativa similar en la ciudad del Pisuerga, de modo que pocas horas después de decretarse el Estado de Alarma, ya tenían organizado el grupo para la ciudad y las poblaciones cercanas.

Debido a los días "complicados" que corren y a la juventud de esta iniciativa, el grupo aún no ha cerrado colaboraciones con ninguna administración, algo que podría cambiar "pronto", porque "ya están trabajando" en sellar un acuerdo de este tipo.

Hasta que esta colaboración llegue, este grupo actualmente trabaja como nexo de unión entre las personas que ofrecen algún servicio o ayuda y las personas que lo necesitan y uno de los principales retos que tienen es que precisamente esas personas que precisan ayuda sepan que hay gente dispuesta a dársela.

Y es que, como cuentan los promotores de esta iniciativa, más de la mitad de las personas que siguen a su cuenta en Instagram son personas de una edad comprendida entre los 25 y 34 años, de modo que su "objetivo prioritario" está en conseguir ampliar este rango, para obtener una mayor difusión entre personas mayores, grupos de riesgo y todos aquellos que puedan requerir ayuda y carezcan de acceso a este canal de trasmisión.

Hasta el momento, el nivel de acogida de su iniciativa reconocen que ha sido "muy bueno", con más de 700 seguidores en tan solo cuatro días, con ofrecimientos que crecen "exponencialmente" cada día.

Según cuentan, lo más común son personas que se ofrecen a comprar alimentos y medicamentos para personas de riesgo o pasear mascotas, aunque también disponen de profesores de yoga dispuestos a ofrecer clases online o graduados en medicina, psicología o ámbitos sanitarios que quieren ayudar vía telemática a quien lo necesite.

Es esta una experiencia que ha demostrado que en estos momentos "la gente da lo mejor de sí misma", algo que es "positivo y esperanzador", sentencian. EFE