EFEValladolid

El presidente del Colegio de Médicos de Castilla y León y máximo dirigente del Sindicato Médico de esta Comunidad, José Luis Díaz Villarig, ha considerado este viernes que "la voluntariedad" es la clave para que la negociación entre la Junta y los sindicatos sanitarios para rebajar los derechos laborales pueda culminar, aunque antes ha pedido la retirada del decreto del presidente Alfonso Fernández Mañueco.

Con estas palabras se ha referido a medidas como los traslados forzosos entre provincias que prevé la propuesta inicial de la Junta de Castilla y León para combatir la pandemia en aquellos lugares donde falte personal suficiente para hacer frente a un empeoramiento de los ingresos hospitalarios.

En declaraciones a EFE, Villarig ha reclamado que el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, "se retire" de estas negociaciones porque este es "un tema de la consejera de Sanidad y del presidente de la Junta", quien en su opinión tiene "la última palabra", pero a quien ve en "un problema político" porque están pidiendo su dimisión.

"Esto ya no es una broma, con miles de personas y trabajadores del sistema que salen a la calle diciendo que esto es una animalada y una barbaridad, ya lo han presentado, está en manos del presidente y de la consejera. ¿Lo puede retirar? Por supuesto que lo puede retirar", ha zanjado.

La otra alternativa que ve Villarig para resolver este conflicto es "que sea voluntario sin matiz de ningún tipo y que el incentivo que lo hagan ellos y convenzan a la gente para que voluntariamente hagan lo que ellos quieran". "Tiene las letras gordas...", ha ironizado.

Bajo un principio de voluntariedad, Villarig ha considerado que cada uno de los profesionales sanitarios "hará lo que quiera con su vida", aunque ha reconocido, no obstante, que existe alguna "connotación" con la voluntariedad, ya que la posibilidad de negarse a un traslado "voluntario" no es la misma para alguien que tiene un puesto estable que para alguien que no lo tiene, dentro del mismo sistema de salud.

Villarig ha comparado esta situación con lo que se produce con otras medidas voluntarias como el trabajo por las tardes para aligerar listas de espera y que tienen una compensación económica por parte de la Administración, que los profesionales aceptan o no en función de su disponibilidad o interés.EFE

orv