EFEValladolid

El consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, ha defendido este viernes la eficacia de la Fundación Anclaje, dedicada a mediar en crisis de empresas que generan pérdida de empleo y actividad industrial, porque funciona "perfectamente" y ha asegurado que "no corre ningún peligro".

Barrios ha participado esta mañana en la jornada sobre estrategias sindicales para evitar las deslocalizaciones empresariales en Castilla y León, organizada por el CES, y allí ha planteado que el 70 por ciento de los procesos en los que ha intervenido la Fundación Anclaje ha obtenido resultados positivos.

Preguntado por las críticas lanzadas contra la Fundación Anclaje por Ciudadanos, el partido que le eligió como consejero del Ejecutivo autonómico, cuyo líder en la anterior legislatura, Luis Fuentes, llegó a afirmar en las Cortes que era "el culmen de la inoperancia", Barrios se ha remitido al "amplio acuerdo sobre este tema" que existe en el seno de la Junta de Castilla y León.

En un contexto de replanteamiento sobre las supervivencia de fundaciones y empresas públicas vinculadas al Gobierno autonómico, Barrios ha defendido la utilidad de Anclaje para, de la mano de los sindicatos y la patronal, plantear alternativas a las deslocalizaciones que se han producido en el pasado y se puedan anunciar en el futuro.

En este sentido, Barrios ha elogiado el "procedimiento coordinado y consensuado" con los agentes sociales para responder con "previsión y reacción" a los procesos de deslocalización empresariales.

El consejero ha defendido la estrategia marcada por los sindicatos para convertir la intermediación de la Fundación Anclaje en un "ejemplo" para el resto de la Unión Europea, con un método basado en la información de los casos planteados y un "acogimiento" a los trabajadores que se ven afectados por decisiones deslocalizadoras de las empresas, con acciones formativas y de alternativas de empleo.

"Un territorio sin industria es un territorio sin porvenir ni futuro", ha destacado Germán Barrios, convencido de que la Unión Europea debe dar pasos para frenar procesos de deslocalización que en ocasiones no se basan en motivos económicos de resultado empresarial, sino que tienen que ver más con cuestiones de competitividad y de competencia en materia de costes laborales y energéticos entre estados miembro de la propia Unión Europea.EFE