Arroyo de la Encomienda (Valladolid), 29 abr (EFE). El consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo (PP), ha valorado “la tarea complicada e importante” del Instituto de Competitividad Empresarial (ICE) para “atraer, consolidar y hacer empresas” en Castilla y León.

Así lo ha expresado en la toma de posesión del nuevo director general del ICE autonómico, Augusto Cobos, que ha tenido lugar esta mañana en el Edificio de Soluciones Empresariales de Arroyo de la Encomienda y al que también ha asistido el consejero de Empleo de Industria de la Junta, Mariano Veganzones (Vox).

Ha sido un acto sobrio ante una treintena de asistentes en el que Cobos, que hasta ayer era delegado territorial de la Junta en Valladolid, cargo para el que fue designado por Cs en la anterior legislatura, ha jurado su cargo ante la Constitución y el Estatuto de Autonomía, y que ha contado con la asistencia del viceconsejero de Economía y Competitividad, Carlos Martín Tobalina, que se mantiene en esa responsabilidad y del que depende directamente el Instituto.

Fernández Carriedo ha agradecido la labor de la directora general del ICE saliente, Susana García Dacal, de la que ha afirmado que ha dejado "una huella imborrable", con un "ICE que es mejor ahora que en 2019", cuando llegó al cargo.

Se trata de una entidad que Carriedo ha calificado de "instrumento esencial" para las empresas y los trabajadores de la Comunidad y ha aprovechado la presencia de su homólogo de Comercio, Empleo e Industria, designado por el otro partido en el gobierno de coalición, Vox, para recalcar que el ICE "es un instrumento no de una consejería, sino de toda la Comunidad".

El también portavoz de la Junta ha recalcado que ninguna iniciativa económica puede ser ajena al ICE y ha enumerado algunos sectores productivos que acudirán a esta institución para mejorar sus proyectos de desarrollo y comercialización.

"Se van a presentar solicitudes de ayuda, peticiones de iniciativas que tengan que ver con muchos sectores productivos: por supuesto el mundo de la industria, el sector de los servicios, del área de turismo – con una consejería competente para ello, pero también iniciativas que tengan que ver con cuestiones logísticas o de transportes, sin olvidarnos de la industria agroalimentaria", ha planteado.

Respecto al nuevo director del Instituto, también ha reseñado su bagaje tanto en el mundo de la docencia universitaria y su relación con la empresa, así como "su conocimiento del funcionamiento de la administración", tras sus dos años como delegado de la Junta en la provincia de Valladolid.

Por su parte, Augusto Cobos ha asegurado que su tarea se basará en los pilares de "aprender, escuchar y aportar", y se ha comprometido a dar a conocer el trabajo del ICE "no sólo en el ámbito interno, sino de cara al exterior", por lo que visitará las delegaciones del instituto en cada una de las provincias en próximas fechas.

Cobos se ha referido al ICE como "uno de los portaaviones de la Junta de Castilla y León", no sólo por su volumen de trabajadores y de presupuesto, sino porque cuenta "con las pistas de despegue para que las empresas de Castilla y León puedan alcanzar la velocidad de crucero y sortear las aguas turbulentas" de la situación económica.

La vida profesional de Cobos ha estado vinculada a la docencia universitaria y dentro de la Universidad de Valladolid, su alma máter, ha desarrollado su labor en áreas vinculadas con la empresa como Relaciones con la Empresa (2006-2010), Empresa y Empleo (2010-2014) o la dirección de la cátedra Bancaja Jóvenes Emprendedores (2008-2014).

Interesado en la oratoria y en el debate, ha sido director de la Sociedad de Debate de la UVa entre 2000 y 2012 y actualmente es director técnico del Comité Organizador del Torneo Nacional de Debate Económico para estudiantes de Bachillerato que organizado por el Consejo General de Economistas.

Su paso a la política no llegó hasta 2019, año en el que fue nombrado delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid hasta su sustitución ayer, jueves 28 de abril, por la arquitecta vallisoletana, Raquel Lourdes Alonso. EFE.