EFESalamanca

La renta agraria de Castilla y León se duplicó en 2018 respecto a 2017 al aproximarse a los 2.500 millones, lo que representa el 8,2% de España, mientras que el número de ocupados creció un 2,6% y Valladolid continúa siendo la provincia que más aporta.

Es una de la conclusiones del Informe Anual del Sector Agrario en Castilla y León, editado por Unicaja Banco, elaborado por Analistas Económicos de Andalucía y que ha sido presentado este viernes en Salamanca dentro de Salamaq, la Feria del Sector Agropecuario y la 31ª Exposición Internacional de Ganado Puro.

La coordinadora del informe, Felisa Becerra, ha destacado la relevancia del sector agroalimentario en Castilla y León al generar el 8 por ciento del valor añadido bruto de la comunidad y el 10 por ciento del empleo, representando en torno al 13 por ciento de la exportaciones.

En este sentido, ha destacado que la renta agraria creció un 109 por ciento, alcanzando los 2.469,1 millones, lo que supone el 8,2 por ciento de la renta agraria española, y que el número de ocupados haya aumentado un 2,6 por ciento representado el 7,6 por ciento dentro del sector agrario en España.

Por provincias, Becerra ha explicado que Valladolid continúa siendo la que realiza una mayor aportación a la renta regional con un 20,5 por ciento, seguida de Burgos, Palencia, Zamora y León.

Sobre el valor de la producción agraria, el informe señala que se ha aproximado a los 6.000 millones, lo que representa el 11,2 por ciento de la producción española.

Este dato, que supone un aumento del 34,5 por ciento respecto a 2017, se debe al incremento de las producciones, dado que los precios apenas crecieron.

Ese alza se produjo en la producción vegetal -con los cereales como referentes, ya que suponen casi mitad del valor de la producción vegetal nacional- al duplicar su valor superando los 3.000 millones de euros, pero también en la animal con más de 2.970 millones de euros.

Valladolid es la provincia que aporta mayor valor a la producción vegetal de Castilla y León con un 22 por ciento, seguida de Burgos, Palencia y León, mientras que la producción animal la lideran Salamanca, con un 18,3 por ciento, y Segovia con un 18,1 por ciento.

Sobre la industria agroalimentaria, el trabajo explica que es una de las más relevantes del sector secundario en la comunidad autónoma, aportando el 26,1 por ciento de la cifra de negocio de la industria regional y el 28,6 por ciento del empleo.

Por ramas, la industria cárnica concentra el 25,1 por ciento de la facturación total del sector agroalimentario, seguida de productos lácteos (15,3 por ciento), productos de alimentación animal (13,7 por ciento), y panadería y pastas alimenticias (13,5 por ciento).

Además, la industria de alimentación y bebidas contabilizó en 2018 en Castilla y León 3.152 empresas, un 6,8% más que en el año anterior (8 por ciento en España), lo que supone el primer aumento desde 2009.

Respecto al tamaño de las sociedades, el informe destaca que en su mayoría son microempresas y por provincias es Salamanca la que concentra el 19,4 por ciento de los establecimientos de alimentación y bebidas, seguida de León y de Valladolid.

Por su parte, la balanza comercial agroalimentaria registró un saldo positivo de 789,2 millones de euros, un 15,2 por ciento superior al de 2017, mientras que el de las exportaciones, con la carne de cerdo y bovino, productos de panadería y pastelería, vino y quesos como principales productos, ascendió a 1.964,4 millones de euros, un 6,2 por ciento más respecto al año anterior.

Finalmente, Becerro se ha referido a la "caída del sector agrario" en la primera mitad de 2019 debido sobre todo a que las condiciones meteorológicas y distintos factores "pasan factura al sector". EFE