EFEValladolid

Los datos del 2021 y primer trimestre del 2022 apuntan a una recuperación y "una renovación" del mercado laboral en Castilla y León, con un empleo más fijo, de la mano de más indefinidos y fijos discontinuos, y de más calidad, con trabajos más cualificados, aunque algo más lenta que en conjunto nacional, según un estudio de CCOO, que atribuye la mejora al efecto de la reforma laboral.

En rueda de prensa, la secretaria de Empleo y Migraciones de CCOO Castilla y León, Nieves Granados, y la adjunta a esta Secretaría, Cristina de la Torre, han detallado este martes ese informe sobre la contratación en la Comunidad en el 2021, con datos del primer trimestre de este año, que constatan la incidencia de la Reforma Laboral en el empleo.

Granados ha destacado la recuperación del empleo sobre todo en la segunda mitad del 2021, con una vuelta al dinamismo de antes de la pandemia, aunque ha advertido de que ahora está más complicado, aunque ha defendido avances como el aumento del SMI y las medidas contra la crisis y los ERTE que permiten caminar hacia el objetivo de "un empleo decente para todos".

El mercado laboral más que haberse recuperado se "ha renovado", con un "cambio en las reglas de juego", y demanda de trabajadores más especializados, con mayor valor añadido, en sectores de digitalización, transición ecológica o economía circular, ha explicado la responsable de empleo de CCOO en la Comunidad.

"Espero que la precariedad y contratos leves y temporales" pase a ser "cosa del pasado", ha trasladado Granados.

Los datos dejan que en 2021 se firmaron 840.551 contratos en Castilla y León, con un repunte especialmente a partir de abril, y un 9,7 por ciento de contratos indefinidos, un 0,7 por ciento más que el año anterior (1,2% nacional), aunque el pasado marzo los indefinidos fueron el 28,3 por ciento en la Comunidad, frente al 13 por ciento del mismo mes del 2021.

El sindicato ha incidido en que la mayor parte de los contratos se concentran en Valladolid (210.150) y Burgos (126.788), lo que indica "diferentes crecimientos y disparidad, con desequilibrio territorial", ha explicado de La Torre.

Esa diferencia del avance en la contratación indefinida se explica en parte, según CCOO, "por el menor uso que estamos haciendo de los mecanismos de conversión de contratos temporales a indefinidos, que en otros territorios arroja una subida media del 44% frente a nuestro 34%; también los contratos iniciales indefinidos nos dejan atrás con un 31,8% frente a nuestro 28%".

"Hemos avanzado en este año, pero la contratación indefinida no parece una primera opción en los planes del empresariado de la comunidad", ha alertado el sindicato.

El 98 por ciento de los contratos temporales se centran en tres de las 18 modalidades que existen, el de por obra y servicios, donde más de la mitad son del sector servicios y otro 25 por ciento en agricultura; el eventual por circunstancias productivas, donde el 76 por ciento es en el sector servicios, y el de interinidad.

La fotografía laboral regional deja además que el 42 por ciento de los contratos temporales son inferiores o iguales a un mes en la Comunidad, dentro de la dinámica nacional de acortamiento de la duración que ha pasado de los 79 días en 2006 a los 53,36 del 2021.

Granados ha incidido la modalidad de contratación fija-discontinua, que bastante poco utilizada en relación a la media nacional, con 6.258 contratos, el 0,7%, la mitad que en España, pero que a su juicio "se incrementará con el efecto de la reforma laboral".

La sindicalista ha concluido que la reforma laboral "está funcionando y creando empleo", pero crece menos en la Comunidad que en España, lo que ha atribuido a que no haya un plan de empleo y medidas concretas que aprovechen esa dinámica nacional y a que a estas alturas del 2022 no se hayan convocado ni los planes locales de empleo, ni las ayudas para desempleados o las complementarias para trabajadores en Erte o las medidas de la III estrategia autonómica integrada de empleo.EFE

mr