EFEPalencia

La empresa palentina Chocolates Trapa, fundada por los monjes trapenses en 1891, ha alcanzado una facturación de 18,9 millones de euros en 2021, lo que supone un incremento del 34 por ciento sobre las ventas del año anterior.

Según ha informado la empresa en un comunicado este martes, esta cifra consolida la tendencia de crecimiento a doble dígito que viene experimentando en los últimos años, desde que en 2013 iniciara una nueva etapa de la mano de la actual propiedad, el Grupo Europraline, con capital cien por cien español.

Además, en 2021, año en que Chocolates Trapa celebraba el 130 aniversario de su fundación, se han superado "con éxito" las previsiones de la empresa, que esperaba alcanzar unas ventas de 16 millones de euros.

El CEO y presidente de Chocolates Trapa, Gerardo Fernández Calvo, ha mostrado su satisfacción por los resultados obtenidos en 2021, en los que se han mejorado las previsiones a pesar de las dificultades y "los retos a los que nos hemos enfrentado".

"Estamos muy orgullosos de este éxito", ha señalado Fernández Calvo, que ha agradecido el esfuerzo de toda la plantilla, formada por 150 trabajadores.

Actualmente Chocolates Trapa está presente con sus productos en más de 50 países, entre ellos Japón y Reino Unido, y el año pasado entró en los mercados de Brasil y Alemania.

De cara a 2022, la compañía quiere seguir avanzando en su internacionalización y en la innovación, fundamental para cubrir las necesidades de los consumidores, por lo que la marca tiene previsto presentar al mercado nuevas referencias a lo largo del año que sumará a su catálogo de 290 referencias.

"En 2022 queremos seguir creciendo, por eso apostaremos presentando nuevos lanzamientos y ampliando nuestra distribución", ha afirmado Fernández Calvo.

En materia de sostenibilidad, en 2021 ha impulsado el proyecto Plantando Futuro Contigo, por el que se han plantado miles de árboles en diferentes lugares de España y que tendrá una segunda fase a finales de 2022.

Chocolates Trapa es una de las firmas chocolateras más icónicas y queridas, cuenta con 150 trabajadores, más de 120 distribuidores en España y presencia en 50 países.

Su gama de productos es resultado de una fuerte inversión en industria e I+D+i y de la mejora en las formulaciones que, inspirándose en la artesanía y el savoir faire de 130 años de historia, ha logrado que todas sus elaboraciones estén libres de aceite de palma, gluten, grasas hidrogenadas y ácidos grasos trans.

Entre sus productos destacan sus bombones cortados, que fueron los primeros bombones que se elaboraron en España en 1969; los Bombonísimos, de un gramaje superior al del clásico bombón belga, y sus bombones sin azúcar, sus tabletas con estevia y sus productos para niños. EFE