EFESoria

El PIB de Castilla y León crecerá un 2,2 por ciento en 2019, a pesar de que sector agrario retroceda un 0,9 por ciento, según las previsiones anunciada este jueves por la sociedad de estudios de Unicaja Banco.

La responsable de la sociedad de estudios de Unicaja Banco, Felisa Becerra, en una rueda de prensa ha asegurado que se prevén crecimiento para el resto de sectores, comprendidos entre el 0,8 por ciento, de la industria, y el 2,8 por ciento, del sector servicios.

En cuanto a la demanda, se prevé que el consumo de los hogares crezca un 2,3 por ciento, ralentizándose también el crecimiento de la inversión, aunque registrando un incremento del 3,2 por ciento.

Por su parte, el crecimiento del gasto en consumo de las administraciones públicas se situaría este año en el 1,4 por ciento.

En lo que respecta a las principales variables del mercado laboral, Becerra ha apuntado que para 2019 se estima un crecimiento de la ocupación en la Comunidad del 1,4 por ciento.

Por sectores, los incrementos se situarían entre el 0,3 por ciento de la industria, y el 1,8 por ciento, de los servicios.

El número de parados disminuiría un 15,6 por ciento, reduciéndose la tasa de paro en 1,8 puntos porcentuales en el promedio del año, hasta situarse en el 10,3 por ciento (13,7 por ciento en España).

"El crecimiento del empleo se debe al aumento de ocupados en servicios y agricultura.", ha resaltado.

Además ha explicado que en el primer trimestre de 2019, todas las provincias de la Comunidad han registrado aumentos del PIB, superior al del conjunto regional en el caso de las de Salamanca (2,9 por ciento), Valladolid (2,9 por ciento) y Segovia (2,8 por ciento).

Las previsiones para 2019 apuntan a que de nuevo Valladolid (2,6 por ciento), Salamanca (2,5 por ciento), Segovia (2,3 por ciento) y León (2,3 por ciento)serán las provincias que registren mayores crecimientos.

Por su parte, Soria podría crecer en torno a la media regional (2,2 por ciento).

En el primer trimestre de 2019, el PIB de Castilla y León creció un 0,9 por ciento en términos intertrimestrales, situándose la tasa de variación interanual en el 2,6 por ciento, 0,1 puntos superior a la registrada en el cuarto trimestre de 2018.

Becerra ha subrayado que durante el primer semestre de 2019 se ha registrado una pérdida de dinamismo de la actividad económica global, más acentuada en el caso de la Eurozona, debido a la persistencia de las tensiones comerciales y diversas fuentes de incertidumbre como el Brexit.

En este contexto, los principales organismos internacionales han llevado a cabo una revisión a la baja de sus previsiones económicas para los próximos ejercicios.

Según la OCDE, en el conjunto de 2019, la economía mundial registrará un crecimiento del 3,2 por ciento, 0,3 puntos porcentuales inferior a lo previsto hace seis meses.

Aunque no ha sido inmune a las perturbaciones exteriores, según Becerra, la economía española continúa creciendo por encima del conjunto de la Eurozona y las previsiones más recientes apuntan a una moderación del crecimiento, si bien con tasas superiores al 2 por ciento.

"España mantiene un crecimiento superior a la media de la Eurozona, aunque es cierto que algunos organismos, como la Comisión Europea, han revisado al alza el crecimiento. El consumo privado se puede ver contrarrestado por una contribución menos negativa del comercio exterior", ha apuntado.EFE