EFEValladolid

El Programa de Apoyo a la Inversión Industrial (Reindus) abarcará durante 2020 un total de 243 municipios en Castilla y León, que han sido considerados zonas prioritarias tras la decisión adoptada en la conferencia sectorial del pasado 7 de abril entre autonomías y Administración central.

El delegado del Gobierno accidental en la Comunidad, Emilio Álvarez, ha informado este jueves en rueda de prensa de las características de esta iniciativa para el año en curso.

En concreto, de las zonas calificadas como prioritarias, veinticuatro se encuentran en Ávila, veintitrés en Burgos, 53 en León, veintiséis en Palencia, veintidós en Salamanca, veintisiete en Segovia, diecisiete en Soria, veintidós en Valladolid y veintinueve en Zamora.

Desde el punto de vista económico, durante 2019 se destinaron 32 millones de euros del Programa Reindus de un total de 221 millones para toda España, que se distribuyeron en quince proyectos en la Comunidad, siete de ellos en la provincia de Valladolid y el resto en las de Burgos, León, Soria, Segovia y Palencia.

Álvarez ha explicado que los criterios de selección de las zonas prioritarias tienen que ver con la necesidad de modernizar para relanzar la economía y hacerla competitiva, como pretende Reindus, mediante proyectos que tengan necesidad de innovación y posibilidad de futuro.

Ha recordado que el nuevo plan Reindus, de reindustrialización y fortaleza de la competitividad industrial, fue aprobado por el gobierno a finales del pasado julio, con una dotación global de 340.920.000 euros y el objetivo de relanzar la producción industrial y conseguir un reposicionamiento de las empresas industriales en el mercado con una recuperación más rápida.

Establece también el programa la necesidad de coherencia con la sostenibilidad, la creación de empleo y evitar la excesiva dependencia de las empresas del mercado exterior, además de avanzar en la transición ecológica del sector industrial.

Este año, el objetivo se dirige a dar prioridad a la consolidación de la industria cuando se sale de la crisis derivada del Covid-19 y se centrará en empresas, sociedades con personalidad jurídica propia afectadas por el coronavirus.

Las acciones concretas consistirán en mejoras y modificaciones de la línea de producción, adquisición de equipos, inversiones para la reducción de emisiones de gases efecto invernadero, prevención de la contaminación, la economía circular en el proceso productivo y la implantación de tecnologías conectadas 4.0 como la realidad virtual, la impresión 3D o la robótica, ha puesto como ejemplo.

Para poder optar a estas ayudas, el plazo concluye el próximo 20 de agosto y comprenderán financiación de inversiones desde el 1 de febrero de 2020 al 31 de diciembre del mismo año, lo que representa que no se trata de pedir un préstamo para emprender una actuación y si no lo conceden no se lleva a cabo, si no de destinar la financiación a actuaciones ya en marcha, ha aclarado el delegado accidenta, también subdelegado del Gobierno en Valladolid.

La ayuda consiste en un préstamo reembolsable y la tramitación electrónica será obligatoria en todas las fases del proceso, con la ventaja durante este año con respecto ala anterior de una mejora de los tipos de interés y un menor porcentaje de garantía exigido.

De esta forma, las pymes contarán con un interés de 0,1 por ciento si se trata de un plazo de un año, 0,19 por ciento si el periodo es de dos y tres años, y 0,69 por ciento si es de cuatro, cinco y seis años.

En el caso de las grandes empresas, será de 0,19 por ciento para un año, 0,69 para dos y tres, y 1,69 para cuutro, cinco y seis años, ha detallado Álvarez.

Tras citar las ayudas del Estado de la UE en 2020, ha concreto que la solicitud será de 100.000 euros como mínimo y no más de 800.000, con un plazo de amortización de seis años con traes años de carencia, que se pueden reducir si lo desea el interesado.

El plazo de resolución máximo se ha fijado en seis meses desde la publicación de la convocatoria en el BOE y se difundirá en el portal de ayudas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. EFE

erbq

(foto)