EFEPalencia

El PSOE pide a la Junta de Castilla y León que considere como un único proyecto la instalación de catorce macrogranjas de porcino en la comarca del Boedo-Ojeda en Palencia y que realice una evaluación ambiental de carácter global donde se pondere la suma de todas las explotaciones en un mismo espacio.

Los procuradores socialistas por Palencia, Rubén Illera, Jesús Guerrero y Consolación Pablos han trasladado, en un comunicado, la preocupación que existe entre los agricultores, ganaderos y vecinos de esta comarca palentina por la instalación de 14 macrogranjas de porcino con capacidad para más de 114.000 cerdos.

Un proyecto que, como recuerda el PSOE, ha originado una importante "alarma social" y el rechazo de muchos ciudadanos agrupados en plataformas y representantes políticos que se oponen al proyecto por "las consecuencias imprevistas e irreversibles que estas explotaciones industriales pudieran ocasionar" al medio ambiente y la salud de las personas.

De hecho, como explica el PSOE, el impacto medioambiental de este "macroproyecto porcino" en la comarca del Boedo-Ojeda está causando "inquietud y desasosiego" entre los ciudadanos ya que no se ha realizado una evaluación detallada, ni se ha considerado esta iniciativa en su conjunto.

El PSOE considera que los efectos a largo plazo para las personas, la salud pública, el medio ambiente, el deterioro del turismo y la cultura de la zona "ahondará mucho más en el avance de la despoblación y en claro detrimento de la comarca".

El PSOE cree que el rechazo social por la instalación de estas explotaciones de porcino, promovidas casi en su totalidad por el mismo titular, el impacto social y las posibles y graves repercusiones medio ambientales en su conjunto "bien merece ser estudiado en su único conjunto debido a la extraordinaria dimensión industrial del proyecto".

Por ello han solicitado a la Junta de Castilla y León que considere como un único proyecto esta iniciativa industrial y que se haga una evaluación ambiental de carácter global, donde se estudie el efecto ponderado de la suma de todas las instalaciones industriales en, prácticamente, un mismo espacio.

En este proyecto concreto denuncian "la falta de control y dejadez en materia medioambiental de la administración autonómica en cuanto a la preservación en relación con la contaminación de acuíferos y suelos" dada la "acumulación excesiva y cercanía" de macrogranjas industriales.

Según el PSOE "la permisibilidad de la administración en esta cuestión es manifiesta" ya que está permitiendo la fragmentación de proyectos sin evaluar de forma conjunta el efecto acumulativo sobre el medio que lo sustenta.

Además los procuradores socialistas rechazan el "decretazo ambiental" aprobado por Ciudadanos y el Partido Popular porque "rebaja y limita los criterios ambientales para la instalación de estas macrogranjas porcinas y la participación de la ciudadanía".EFE