EFEValladolid

La Junta de Castilla y León destinó el año pasado 254 millones de euros a las políticas de empleo y el Servicio Público de Empleo de la comunidad (ECyL) atendió a 243.000 usuarios, tanto personas desempleadas como ocupadas, empresarios y autónomos.

Son datos de la memoria aprobada este miércoles por el Consejo General de Empleo, del que forman parte representantes de la Junta, de la patronal, de los sindicatos mayoritarios y de la Federación Regional de Municipios y Provincias.

Según ha informado la Consejería de Empleo e Industria, la prestación de servicios se ha realizado fundamentalmente a través de los distintos programas de formación, fomento del empleo, o intermediación y orientación laboral.

Dentro de las actuaciones llevadas a cabo, destacan los programas de fomento del empleo que han permitido que 8.747 personas hayan obtenido un empleo, indefinido o temporal, a través del fomento de la contratación en empresas o en entidades locales.

Además otras 630 personas han iniciado una actividad por cuenta propia gracias a los incentivos al autoempleo establecidos desde el Ecyl.

Por otra parte, 31.242 personas más han participado en acciones formativas tanto para ocupados como para desempleados; mientras, fueron 202.778 los beneficiarios de los programas de atención y orientación laboral.

Durante el pasado ejercicio se invirtieron 82,3 millones de euros en programas de fomento del empleo y de ellos 64,5 millones se destinaron a los programas de empleo rural y local de los que se beneficiaron fundamentalmente jóvenes menores de 35 años, parados de larga duración, mayores de 45 años con cargas familiares y sin prestaciones y colectivos prioritarios como mujeres, personas en riesgo de exclusión o emigrantes retornados, entre otros.

En formación para el empleo se ejecutaron 47,5 millones de euros con un importante incremento de la formación no presencial en respuesta a las exigencias de la emergencia sanitaria.

En respuesta a la pandemia, el ECyL ha llevado a cabo en 2020 una profunda transformación digital con nuevos procesos y servicios, que han permitido prestar atención telemática a trabajadores y empresas adecuando así la prestación de servicios a las restricciones de movilidad.

Se han generalizado servicios a través de la oficina virtual y se ha impulsado una aplicación informática que cuenta ya con 170.530 descargas, lo que supone un incremento de más del 38 % con respecto al 2019.

A través de esta app se han realizado más de 550.000 consultas de ofertas laborales y más de 268.000 cursos y más de 12.000 personas desempleadas han tramitado su renovación de demanda utilizando su móvil.

Por otra parte, el Consejo General de Empleo ha aprobado el conjunto de actuaciones que se llevarán a cabo a lo largo de este ejercicio a través del Servicio Público de Empleo y que cuentan con un presupuesto global 226,9 millones de euros.

Las medidas previstas están incluidas en el Plan de Empleo de Castilla y León 2021 firmado el pasado 2 junio en el Consejo del Diálogo Social y prevén atender a lo largo de este año a más de 294.000 usuarios entre personas desempleadas, ocupadas, empresas y autónomos.

Se priorizan las medidas destinadas a fomentar el empleo y apoyar el emprendimiento; además de apoyar la formación como instrumento para mejorar la empleabilidad, alcanzar la recuperación económica y la transformación del tejido productivo.

El Consejo de Empleo ha conocido el informe del primer trimestre de este año de los prospectores laborales, un novedoso grupo de técnicos que ayudan a buscar empleo e identificar puestos de trabajo, que han realizado 21.455 visitas en el período comprendido entre el 18 de enero y el 31 de marzo de 2021. EFE