EFEValladolid

La Junta de Castilla y León ha convocado este viernes nuevas ayudas para los autónomos, para paliar los perjuicios económicos derivados de la crisis del coronavirus, una convocatoria que la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlos Amigo, ha justificado en las "condiciones leoninas" que impide a muchos de ellos a acceder a las del Gobierno central.

Ana Carlota Amigo, acompañada del difector general de Economía Social, Juan Pablo Izquierdo, ha presentado esta nueva linea de ayudas a los autónomos está dotado inicialmente con 4 millones de euros, aunque podrá ser ampliada hasta los 10 millones, y cuyo objetivo es paliar las pérdidas y dotar de liquidez en la recuperación económica cuando se empieza a "vislumbrar" una salida de la pandemia.

Los principales beneficiarios de estas ayudas serán los autónomos del sector del ocio nocturno, en concreto los de discotecas, que podrán llegar a percibir una ayuda individual de 8.000 euros, aunque van dirigidas a 75 sectores económicos.

La consejera de Empleo e Industria ha argumentado que los autónomos de las discotecas han estado sin actividad durante prácticamente un año y que tiene que afrontar costes importantes, como el pago de alquileres y los energéticos.

Para el resto de los sectores, como otras actividades del ocio nocturno, servicios, artesanía, comerciales, pequeños fabricantes, industriales, servicios profesionales y de análoga naturaleza, se destinará un máximo de 3.000 euros por ayuda que podrá ser solicitada a partir del próximo lunes, mediante un procedimiento que la consejera de Empleo e Industria ha considerado "fácil" y "ágil".

La consejera ha explicado que estas ayudas están concebidas para ayudar a los autónomos que no han podido acceder a las ayudas estatales, por no estar incluidos en los sectores profesionales beneficiarios, y por no poder cumplir las exigencias de las convocatorias del Gobierno que, a su juicio, en ocasiones establecían "condiciones leoninas".

Ana Carlota Amigo ha asegurado que las condiciones de las ayudas estatales han impedido el acceso a muchos autónomos y, como ejemplo, una de ellas es tener deudas, cuando mucho de ellos han recurrido a sus ahorros para no tenerlas: "Lo han pasado mal pero han pagado sus deudas", ha ejemplificado.

A su juicio, es "complicado" acceder a las ayudas del Gobierno y por eso hay pocas solicitudes, tras lo que ha indicado que la Junta, solo para hostelería y turismo, tiene 25.000 peticiones y las del Gobierno central apenas llegan a las 5.000.

Ha asegurado la consejera que, por contra, la convocatoria, con plazo de presentación de solicitudes hasta el 19 de julio, es "abierta, dinámica y flexible" y que el objetivo de la Consejería es ir introduciendo nuevos posibles beneficiarios

Por eso, se prevé una ampliación tanto de las actividades subvencionables como del presupuesto destinado a sufragar las ayudas, hasta los 10 millones de euros.

La consejera ha destacado la sencillez, tanto en la tramitación como en los requisitos, con la intención de facilitar el acceso al mayor número de beneficiarios posible y poder realizar la tramitación y los pagos de una manera ágil reduciendo al máximo la burocracia.

Así, una de las principales obligaciones será la de estar al corriente en los pagos a Hacienda y a la Seguridad, aunque la consejera ha explicado que los autónomos que tengan deudas con algunos de estos dos organismos, pero que las estén renegociando podrán acceder a las ayudas.

No obstante, el director general de Economía Social y Autónomos ha concretado que el pago puede tardar en efectuarse unos tres meses cuando las previsiones son que lleguen a unos 3.000 autónomos.

La solicitud y la documentación que debe acompañar a la misma se presentará de forma telemática en el modelo que podrá obtenerse en la sede electrónica de la Administración de la Comunidad de Castilla y León y el percptor adquirirá la obligación de mantener el negocio abierto, al menos, durante los seis meses siguientes.

Por otra parte, el lunes se abre el segundo plazo para la presentación de solicitudes de la extensión de la tarifa plana de autónomos, que finaliza el 9 de julio, va dirigido a los que hayan causado alta entre el 1 de abril de 2020 y el 1 de junio de 2020, cuando el disfrute de la reducción haya tenido una duración de 12 meses.

También deberán acogerse a este segundo plazo de solicitud, los trabajadores por cuenta propia que se hayan dado de alta entre el 1 de abril de 2019 y el 1 de junio de 2019, , en los casos en los que el disfrute de la reducción se haya producido durante 24 meses.

Esta ayuda pretende que los autónomos de Castilla y León que se hayan beneficiado de la tarifa plana estatal, es decir, de la cuota reducida de cotización a la seguridad, puedan prolongar esa reducción y beneficiarse de una cuota reducida durante un total de 18 meses o de 30 meses en el que caso de que hayan establecido su actividad en un municipio de menos de 5.000 habitantes. EFE

jcp

(foto)