EFEValladolid

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha ordenado la concesión de subvenciones de 'minimis' destinadas a los beneficiarios de ayudas para la cosecha en verde de viñedos de Castilla y León para la campaña vitícola 2019-2020 por un valor de 2,8 millones de euros.

Según ha publicado este miércoles el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCYL), la orden hace referencia a todos los afectados que se han quedado sin derecho a la misma por el coeficiente reductor aplicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Como ha argumentado el Ejecutivo autonómico, el cierre de hoteles, restaurantes y bares, y los problemas logísticos creados por las restricciones impuestas, han tenido una "fuerte repercusión en el abastecimiento y demanda de vino, y por tanto en el sector vitivinícola".

Con la Orden de 12 de junio de 2020, de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, se convocaron las ayudas para la cosecha en verde de viñedos en la Comunidad de Castilla y León, para la campaña vitícola 2019-2020 (BOCYL nº 119 de 16 de junio de 2020), con base en la regulación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a través del Real Decreto por el que se adoptan medidas extraordinarias en el sector del vino para hacer frente a la crisis causada por la pandemia de COVID-19.

El presupuesto nacional total disponible para esta medida excepcional de cosecha en verde, con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga), se estableció para todo el territorio nacional en un importe de diez millones de euros a abonar en los ejercicios financieros 2020 y 2021, según recoge el Real Decreto.

El volumen de solicitudes presentadas a nivel nacional, y admitidas, ha demostrado, según la Junta, que la asignación del Ministerio "fue muy escasa", ya que las solicitudes totales a nivel nacional han superado las disponibilidades presupuestarias.

Por este motivo, la Consejería solicitó al Ministerio incrementar la financiación europea para que se pudiera realizar la cosecha en verde en toda la superficie que cumplía los requisitos y expuso al Ministerio, como alternativa, que si no era posible incrementar la financiación europea para esta medida, se pudiera aportar a partes iguales el presupuesto que faltaba entre el Ministerio y la propia Junta de Castilla y León.

Finalmente el Ministerio no ha incrementado la financiación necesaria, ni con aportación europea ni con la propuesta que hizo la Junta, comunicando a la Consejería la aplicación de un coeficiente reductor del 57 por ciento que obliga a rechazar un número importante de superficie que quería acogerse a la cosecha en verde en la Comunidad.

En Castilla y León se presentaron y validaron un total de 1.743 hectáreas por un importe total de 6,5 millones de euros. De ellos, con la aplicación del coeficiente reductor, se han quedado sin derecho a esta ayuda cerca de mil hectáreas.

Por todo ello, al no tener respuesta del Gobierno Central, la Junta de Castilla y León ha incorporado una ayuda específica que publica en el Boletín Oficial de Castilla y León con un presupuesto autónomo de 2,8 millones de euros en régimen de ‘minimis’ para los viticultores cuyas solicitudes de cosecha en verde no han sido aceptadas por el Ministerio pero cumplen los requisitos para ser beneficiarios de las mismas. EFE