EFEValladolid

La Junta de Castilla y León y las cuatro universidades públicas de la comunidad se han comprometido a apoyar la innovación en el medio rural y, de paso, retener el talento de los jóvenes universitarios en su tierra.

Con este objetivo, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, y las universidades de Burgos, León, Salamanca y Valladolid han firmado este viernes dos convenios para el desarrollo de la bioeconomía en los sectores agrario y agroalimentario y la puesta en marcha del programa "Agrobecas".

Según ha explicado Milagros Marcos, el primero de los acuerdos, al que la Junta destinará 3,9 millones de euros, pretende que las universidades lleven a cabo medidas vinculadas a la bioeconomía, es decir que sean capaces de producir mediante recursos y métodos biológicos bienes y servicios.

Se trata de implicar a las universidades actuaciones innovadoras o nuevos procesos o productos que den soluciones a problemas reales y que los sectores agrario y alimentario no pueden solucionar por sí mismos.

Las universidades tendrán que constituir equipos de dinamización rural con el objetivo de generar nuevas oportunidades de empleo o de negocio, además de establecer una red de agentes de innovación rural.

Realizarán una prospección del territorio e identificarán sus necesidades, coordinarán la ejecución de programas, así como la selección, contratación y formación de los agentes de innovación rural, con los que constituirá una red de gestión profesionalizada en materia de bioeconomía.

La consejera ha señalado que la bioeconomía puede reportar a los sectores agrario y alimentario de Castilla y León 774 millones de euros al año y 10.000 nuevos empleos, el 80 por ciento localizados en el medio rural.

También se ha firmado un segundo convenio con la fundaciones generales de las cuatro universidades públicas de Castilla y León para financiar los gastos del programa Agrobecas, destinado al sector agroalimentario y al que la Junta de Castilla y León destinará 600.000 euros para su puesta en marcha.

Con estas becas se pretende dar formación especializada para trabajar en la industria agroalimentaria de Castilla y León, con un buen nivel de cualificación que cubra las necesidades profesionales de esta actividad industrial.

Se trata de dar una mayor cualificación a los jóvenes formados en las universidades y en los centros de Formación Profesional y se queden a trabajar en la agroindustria de la comunidad.

Las universidades seleccionarán a los becarios que recibirán una beca equivalente al total de la formación, incluidos gastos de matrícula y formación, viaje, alojamiento y asistencia sanitaria, hasta un máximo de 30.000 euros por alumno.

Conlleva el compromiso de las empresas participantes en el programa Agrobecas de contratar al alumno formado durante un periodo mínimo de seis meses.

Podrán solicitar la beca los menores de 35 años nacidos o residentes en Castilla y León, titulados universitarios o de grado superior de Formación Profesional de cualquier titulación que tenga que ver con la industria agroalimentaria. EFE