EFEPalencia

La chocolatera palentina TRAPA, inmersa desde 2013 en un proceso de renovación y modernización, ha facturado 12 millones de euros en 2108 doblando la cifra del ejercicio anterior, y ha incrementado sus ventas tanto en España como en las exportaciones, con presencia en 50 países.

La empresa, que está ubicada en San Isidro de Dueñas (Palencia) y es propiedad del Grupo Europraline desde 2013, ha crecido en facturación desde entonces hasta multiplicar por seis su volumen, desde los 2,3 millones de euros facturados ese año hasta los 12 alcanzados en 2018, lo que supone además un aumento del 50% respecto a 2017.

Las ventas también han crecido en 2018, un 44% dentro del territorio nacional y un 58% fuera de España, donde cuenta ya con presencia en más de 50 países siendo Asia y Oriente Medio sus principales mercados en la actualidad, según ha informado la compañía en un comunicado de prensa.

Estas cifras son el resultado de las inversiones realizadas en los últimos cinco años, más de 30 millones de euros en industria e innovación, que han permitido incrementar la plantilla hasta los 150 trabajadores fijos y mejorar sus procesos e instalaciones.

Además durante el próximo lustro prevé destinar unos 10 millones de euros a I+D+i.

Desde 2013, la fábrica, inaugurada en 1964, se ha ampliado y modernizado y su catálogo, con cerca de 300 referencias, responde a nuevas formulaciones, inspiradas en la artesanía y el saber hacer de los 128 años de historia de la marca pero adaptadas a las demandas del consumidor actual.

Fundada en 1891 por los monjes trapenses del monasterio de San Isidro de Dueñas (Palencia) TRAPA fue de las primeras chocolateras que elaboraban los primeros bombones que se fabricaron en España en los años 60.

Hoy cuenta con un amplio catálogo en el que el cien por cien de sus productos están libres de gluten, grasas hidrogenadas y ácidos grasos trans, y toda una gama sin aceite de palma y sin azúcar, además de tabletas de chocolates con Stevia y chocolate en polvo, entre otras.

Desde la empresa aseguran que Trapa es la chocolatera más moderna de España y la cuarta de Europa y que han apoyado esta nueva etapa en la innovación, la conciencia social y en una fuerte inversión.EFE