EFEValladolid

El expresidente de la Confederación de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorros (CSICA) Félix Torquemada ha manifestado hoy que las cajas de ahorro podían haber sobrevivido en España "sin injerencias políticas", ya que cada entidad actuó como un "reino de taifas" que ayudó a su desaparición.

En su comparecencia ante la comisión parlamentaria en las Cortes que investiga la actuación, gestión y supervisión de las cajas de ahorro que tenían su domicilio social en Castilla y León, el que fuera presidente de este sindicato durante los años más convulsos de estas entidades ha expresado que una "tormenta perfecta" acabó con la mayor parte de las cajas en España.

Uno de los aspectos que más ha lamentado Torquemada de la desaparición de las cajas de ahorros fue la pérdida de cerca de 80.000 puestos de trabajo a nivel nacional, pues los empleados de estas entidades son "los que más han sufrido" en todo este proceso de "aniquilación" de las cajas.

Sin embargo, los dos aspectos por los que más se han interesado los portavoces parlamentarios en esta comisión han versado sobre la venta de preferentes y subordinadas de las cajas de ahorro a minoristas y clientes no especializados en asuntos financieros y, en segundo lugar, sobre los fallidos procesos de fusión de estas cajas.

Sobre el primero de los aspectos, el referido a la venta de preferentes, Torquemada ha opinado que le "cuesta creer" que los directores de las sucursales "quisieran engañar" a sus clientes con la venta de estos paquetes financieros de riesgo.

Y es que, aunque el compareciente ha manifestado que al sindicado no le constan "presiones" desde la dirección de las cajas a sus directores para "colocar" estas preferentes a sus clientes, sí que ha reconocido que debieron existir "ciertas directrices" desde la cima de las cajas para aumentar los fondos propios de la entidad mediante estos paquetes financieros.

Una práctica de venta de preferentes a minoristas y personas legas en materia financiera que hoy el entonces representante sindical ha catalogado de "deplorable", al igual que lo eran las "excesivas" retribuciones que percibían los directores generales y presidentes de estas entidades.

En cuanto a los procesos de fusión de las cajas de ahorro en España, Torquemada ha lamentado que la mayoría de estos fallaron debido a que el proceso nació desde el principio "viciado", ya que no fueron las propias entidades las que dieron el paso para fusionarse, sino que fue desde la esfera política la que instó a ello, como en el caso de la Junta en Castilla y León.

Además de esta "nula iniciativa" de las cajas por fusionarse con entidades ubicadas en la misma Comunidad, Torquemada ha lamentado hoy que muchas de ellas actuaron como "reinos de taifas" y se quisieron "aferrar al poder" como fuese, negándose incluso a plantearse fusiones por desavenencias "personales", ha sentenciado el expresidente de CSICA. EFE