EFEValladolid/Madrid

Los accidentes laborales fueron la causa de la muerte de 34 personas asalariadas en Castilla y León entre enero y noviembre de 2019, lo que representa cinco menos que en el mismo periodo del año anterior, el 12,9 por ciento de descenso, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo.

En total, los accidentes laborales con baja para los trabajadores asalariados en Castilla y León descendieron ligeramente, el 0,7 por ciento, hasta los 22.508 en los once primeros meses de 2019.

La estadística aporta también el denominado índice de incidencia de los accidentes de trabajo en jornada con baja, que es de 284,8 puntos en el caso de los asalariados de Castilla y León, casi el triple del registrado para los trabajadores por cuenta propia -autónomos-, que se queda en los 108,6.

En el caso de los accidentes mortales, la incidencia es menor entre los asalariados, con una tasa de 0,43 puntos, mientras que en el caso de los autónomos es de 0,66.

En España, los accidentes laborales causaron 574 muertes entre trabajadores asalariados hasta noviembre, 45 menos que en el mismo periodo de 2018.

Durante la jornada de trabajo perdieron la vida 441 trabajadores asalariados, 39 menos que en el mismo periodo de 2018, mientras que "in itinere" (en el trayecto hacia o desde el trabajo) fallecieron 133 empleados, seis menos que un año antes.

Si se contabilizan también los trabajadores autónomos, la cifra de mortalidad en accidente de trabajo sube en siete personas en el periodo enero-noviembre, hasta 644 víctimas mortales.

No obstante, no son datos directamente comparables porque la cobertura específica de accidentes de trabajo para los afiliados al régimen de autónomos pasó a ser obligatoria con carácter general el 1 de enero de 2019, mientras que hasta entonces era voluntaria y solo cubría a alrededor del 20 % del colectivo.

Teniendo en cuenta este condicionante, la estadística recoge 70 muertes de trabajadores por cuenta propia entre enero y noviembre, 64 en accidente de trabajo durante la jornada laboral y 6 "in itinere", en tanto que un año antes solo había contabilizados 18 fallecidos en accidentes durante la jornada de trabajo.

De los 516 asalariados fallecidos hasta octubre, 525 eran hombres y 49 mujeres.

La mayoría de las muertes se produjeron por infartos, derrames cerebrales y otras causas estrictamente naturales (177 personas), si bien esta cifra se ha reducido en 41 respecto a un año antes.

Disminuyeron en 20 (hasta 82) las muertes en accidentes de tráfico y en 4 (hasta 17) las derivadas de un choque o golpe contra objeto en movimiento, mientras que aumentaron en 3 (hasta 64) las ocasionadas por quedar atrapado y en 10 (hasta 61), por golpes o caída.

El sector con mayor número de fallecidos es el de servicios, con 212 casos en el periodo, 45 menos que un año antes, si bien la construcción es la que presenta la mayor tasa de incidencia de accidentes por número de trabajadores. EFE