EFEValladolid

La vicepresidenta del comité de empresa de la factoría de Siro en el municipio palentino de Venta de Baños, Mónica de la Sierra, ha reclamado este martes una respuesta del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, a la situación que atraviesan los 190 trabajadores de este centro de producción, a quienes la empresa propone bajar el sueldo y aumentar su jornada laboral, a la vez que acumula una deuda de 300 millones de euros.

Representantes de este comité de empresa se han reunido con el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla y León, Luis Tudanca, quien ha apelado a la "unidad institucional" para buscar alternativas a los empleos de este municipio palentino y para pedir al presidente que al menos escuche a los trabajadores, que observan con inquietud las negociaciones de la empresa para dar entrada en el accionariado del fondo norteamericano Davidson Kempner y del turno Afendis.

La vicepresidenta del comité de empresa ha remarcado que los trabajadores no son los causantes de la deuda acumulada por la factoría, sino que ha sido la "mala gestión" de la dirección la que ha derivado en una situación que implica ahora una demanda de bajada de salarios e incremento de jornada con la que no están de acuerdo.

De la Sierra ha lamentado que ni el presidente de Siro, Juan Manuel González Serna, ni el presidente de la Junta hayan accedido a reunirse con el comité de empresa para tratar de buscar una alternativa para una compañía que ha recordado ha recibido ayudas públicas del Ejecutivo autonómico en los últimos años, aunque ha matizado que en el caso de la factoría de Venta de Baños la inversión en la modernización ha sido "cero".

Ha sostenido que la pérdida de estos 190 empleos supondría un "mazazo enorme" para el municipio de Venta de Baños y para la propia provincia de Palencia, después del traumático cierre de la fábrica de azúcar.

En el caso de Tudanca, ha remarcado que se trata de una "empresa señera" para Castilla y León, que tiene un componente "simbólico", y que atraviesa "meses de mucha incertidumbre" porque "ven peligrar su futuro", por lo que ha insistido en que deben operar los mismos mecanismos que hubo en otras crisis industriales previas.

"Codo con codo", ha garantizado el portavoz socialista que trabajará con la Junta y el resto de instituciones para tratar de encontrar una solución a esta situación: "No son parte del problema, quieren ser parte de la solución", ha reflexionado sobre el papel de los representantes de los trabajadores de Siro.

Pese a los problemas en Venta de Baños, en los últimos días la factoría de Aguilar de Campoo, de la misma empresa, ha llegado a un preacuerdo, ratificado el pasado fin de semana por la asamblea de trabajadores que mantiene la mayor parte de las condiciones del convenio y "dista bastante del plan de competitividad que nos presentó la empresa en el mes de diciembre", según lo explicado a Efe por el presidente del comité de empresa, Alfredo Alonso.

En concreto, los trabajadores de Aguilar han logrado mantener todos los derechos del anterior convenio y que la rebaja salarial del 30% que proponía Cerealto Siro en su plan de competitividad se quede entre el 1 y el 3%, además de garantizar todo el empleo y el compromiso de un incremento salarial moderado en el futuro, que deja atrás la propuesta de congelación salarial.

El pasado mes de diciembre, Cerealto Siro anunció que había optado por Biscuits International como su socio inversor, sin embargo, serán finalmente Davidson Kempner y Afendis los que entrarán en su accionariado, decisión que ha contado con el visto bueno de los bancos acreedores del grupo y de su principal cliente, Mercadona.EFE