EFEValladolid

Un total de 1.480,5 millones de euros llegaron a Castilla y León desde la Administración General del Estado durante tres meses, después de que se declarara el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, ha explicado este viernes el delegado del Gobierno en la Comunidad, Javier Izquierdo.

El delegado ha precisado en rueda de prensa, en la que ha detallado las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo central frente al Covid-19 dirigidas a Castilla y León que, si a esa cantidad se le suman los avales del ICO, la cifra global con que ha contado la Comunicad se calcula en 4.753,5 millones de euros.

Izquierdo ha comparado las iniciativas acometidas durante estos meses con las llevadas a cabo en 2012 en relación con la crisis económica de entonces, cuando se desarrolló un "rescate bancario", se puso en marcha una reforma laboral y se gestionó de forma "distinta" la situación desde el punto de vista social y económico.

Aquella época, a diferencia de la actual, se caracterizó por una devaluación del mercado de trabajo, una reducción de prestaciones por desempleo, destrucción de tejido productivo y los problemas de financiación de las administraciones encontraron como soporte el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el Fondo de Facilidad Financiara (FFF), ha manifestado.

El delegado ha destacado que, sin embargo, ahora el esfuerzo del Ejecutivo llega a la socioedad y ha supuesto que no se den tantos despidos.

Ha situado los ERTE como una medida extraordinaria, que ha permitido conservar muchos empleos y salvar muchas empresas, sumados a las prestaciones como las de los autónomos que han permitido mantener una cierta actividad económica.

En cuanto a los ERTE en Castilla y León, ha concretado que en el momento mas grave de la crisis, a finales de abril, se mantuvieran 132.000 empleos más las prestaciones asociadas a esa figura, tras lo que ha explicado que, hoy, ya han salido de esta situación 96.000.

Quedan 36.000 en situación de ERTE, lo que representa que ya el 73 por ciento ha dejado de permanecer en esa circunstancia y supone que la actividad económica se está reactivando.

Ha expresado su confianza en que los ERTE hayan "venido para quedarse" y ha recordado que esta alternativa está programada hasta septiembre, con el compromiso mantenido de empleo durante un periodo determinado.

Izquierdo ha informado además de que el SEPE desembolsó en junio más de 162 millones de euros, 243 millones en mayo y 215 en abril, lo que representa que en tres meses ha abonado en préstamos a trabajadores más de 613 millones de euros.

Ha citado además la prestación para autónomos por cese forzoso de actividad, que ha 27 de julio contó con 79.018 solicitudes, de las que 75.628 han recibido una resolución favorable al cumplir con los requisitos.

El delegado ha mencionado los avales ICO entre las medidas económicas frente al Covid-19, con 24.267 firmas, con 35.000 operaciones aprobadas a fecha 15 de julio y con un total avalado de 2.551 millones de euros.

Izquierdo ha detallado que ayer, 30 de julio, el Ministerio de Hacienda ingresó 534,66 millones más a Castilla y León en concepto del primer tramo del Fondo Covid y la liquidación del sistema de financiación de 2018, un dinero no rembolsable que por tanto no incrementa la deuda ni genera intereses.

Del fondo Social Extraordinario de 300 millones de euros, a Castilla y León le ha correspondido 17,7 millones y del Fondo de Garantía de Alimentos para niños con becas de comedor, cuando cerraron los centros educativos, se dispuso de unos 25 millones de euros, 1,8 de ellos para Castilla y León, ha desglosado.

También ha mencionado la opción de la Junta de destinar parte de los Fondos Feder a gasto sanitario.

Diálogo social con patronal y sindicatos, soluciones que han permitido mantener empleo y empresas y medidas de aplicación inmediata una vez acordadas con el diálogo social constituyen las claves que han guiado la actuación del Gobierno en la lucha contra el coronavirus en el ámbito económico, ha resumido Izquierdo. EFE

erbq

(foto)