EFEMadrid/Valladolid

Más de 500.000 personas dejaron de estar bajo un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) durante mayo, de ellas 22.732 en Castilla y León, dejando el total de trabajadores con el contrato suspendido total o parcialmente en 2.998.970 personas, 122.773 en la comunidad castellanoleonesa.

En abril los trabajadores protegidos por una situación de suspensión total o parcial por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se situaron en 145.505 en Castilla y León, frente a los 122.773 de mayo, un 15,63 por ciento de descenso.

De los 122.773 trabajadores, 108.006 fueron por fuerza mayor, frente a los 132.207 del mes anterior.

Según los datos proporcionados este martes por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, de este total 2.616.553 se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor.

Desde finales de abril, 457.909 personas han dejado de estar en situación de ERTE por fuerza mayor, mientras que 70.094 se han visto incluidas en un ERTE no por fuerza mayor, situando el total en 528.003 personas.

Por sectores, el número de afiliados en un ERTE por fuerza mayor ha sido superior en los servicios de comidas y bebidas, el comercio al por menor, excepto de vehículos de motor y motocicletas, y en los servicios de alojamiento.

Por regiones, las comunidades donde hay más ocupados en esta situación son Cataluña, Madrid y Andalucía. EFE