EFEÁvila

El presidente de la Federación Fuerza Independencia y Empleo (FINE), sindicato del sector financiero, José Luis Rodríguez, ha asegurado este lunes en Ávila que la "desertización financiera" ha contribuido a la España vaciada, mediante el cierre en la última década de 20.000 oficinas bancarias.

Rodríguez ha realizado estas declaraciones durante la rueda de prensa de presentación por parte de FINE, la organización sindical independiente más grande del sistema financiero español, del II Estudio "Empleo postcrisis en la banca española", que sitúa a Castilla y León como la Comunidad "más afectada por la exclusión financiera".

"Los bancos también contribuyen a la España vaciada", ha afirmado Rodríguez durante la presentación, al señalar que desde 2008 se han suprimido servicios, se han cerrado en torno a 20.000 oficinas y se ha despedido a unos 100.000 trabajadores del sector financiero, que están siendo sustituidos por "agentes financieros".

En este contexto, ha asegurado que el proceso de concentración bancaria ha tenido como "único objetivo, aumentar la rentabilidad a costa de despedir trabajadores", lo que en su opinión "está generando una auténtica desertización bancaria, primer paso de la exclusión financiera y de la España vaciada".

Asimismo, el presidente de la FINE ha indicado que cuatro de cada diez oficinas cerradas en la Unión Europea, lo fueron en España, al mismo tiempo que ha afirmado que "la banca está utilizando el cierre de oficinas para justificar el despido de personal".

Por su parte, el autor del estudio presentado, José Manuel García, ha justificado la elección de Ávila por ser "la provincia más afectada por la desertización financiera en España", dentro de Castilla y León, "la comunidad más afectada" igualmente por este proceso.

"Ávila es el ciego en el país de los tuertos desde el punto de vista bancario", ha afirmado García, quien ha vinculado esta situación a las provincias en las que las desaparecidas cajas de ahorro tenían "mucho peso" y "sustentaban el carácter igualitario" para acceder a estos servicios.

El responsable del estudio ha descrito cómo entre 2008 y 2018 desaparecieron en España 20.000 oficinas bancarias, se destruyeron 100.000 empleos en el sector y la banca recibió 100.000 millones de euros de "recursos públicos de rescate", una cifra por encima de los 63.000, al referirse al apartado de los "pasivos fiscales".

Según los datos de ese trabajo, en la actualidad existen 4.194 municipios españoles, el 51,6 por ciento del total, sin oficina bancaria, lo que representa una población de 1.326.000 personas, cuando hace diez años esa cifra era de 936.000, en 3.571 municipios.

Aunque el cierre de oficinas ha incidido en todas las comunidades en mayor o menor medida, ha sido Castilla y León la Comunidad más afectada por la exclusión financiera, ya que en la actualidad el 79,1 por ciento de sus municipios no disponen de entidad bancaria, con más del 15 por ciento de la población.

Asimismo, la castellanoleonesa es la región en la que existe un mayor número de municipios con una sola oficina bancaria con 188.

Esta situación hace que según José Luis Rofríguez se pueda decir que en Castilla y León "no sólo se puede hablar de exclusión, sino de auténtica desertización financiera".

Según los datos del estudio, en Castilla y León no dispone de oficina el 79,1 por ciento de los municipios, seguida por Aragón -57,2-; Navarra -54%-; Castilla La Mancha -52,1-; La Rioja -51,7-; Cataluña -50,7-; Comunidad Valenciana -44,8-; Extremadura -39,2-; País Vasco -38,6-; Cantabria -38,2-, y Comunidad de Madrid -37,4-.

En mejor situación se encuentran Andalucía -18,5-; Galicia -13,4-; Asturias -12,8-; Región de Murcia -8,9-; Islas Baleares -4,5-, e Islas Canarias con el 1,1 por ciento sin oficinas bancarias.

Ante este panorama, el autor de este trabajo ha señalado que la banca, además de contribuir a la "desertización financiera" en la España vaciada, proseguirá con el "cierre de oficinas", cambiándolas por "agentes financieros".

Esta situación se producirá, según ha augurado, en "poblaciones mayores que antes", ya que ahora "van a por las medianas".EFE