EFEValladolid

Un informe de Unicaja Banco sobre las empresas de Castilla y León señala este lunes que, al inicio del año 2020, desarrollaban su actividad en la Comunidad un total de 160.199 empresas, contabilizándose 1.208 menos que en el ejercicio anterior, lo que supone un descenso del 0,7% en términos relativos.

En lo que concierne a su estructura por tamaños, las empresas sin asalariados representan el 55,1 por ciento del total, las de 1 a 9 trabajadores el 41,0 por ciento, las de 10 a 99 el 3,7 por ciento.

El informe subraya también que la densidad empresarial (empresas por cada mil habitantes) alcanzó en Castilla y León un valor de 66,9, mostrando un incremento de 1,7 con relación al año 2015.

Por sector de actividad, las empresas dedicadas al comercio, hostelería y transporte concentran el 38,9% del total, las del resto de servicios el 39,6%, las de construcción el 14,3% y las del sector industrial el 7,2%.

Desde una óptica territorial, en la provincia de Valladolid se localizan 33.456 empresas (20,9% del total regional): le siguen León, con 30.838 (19,2%), Burgos 25.593 (16,0%), Salamanca 22.380 (14,0%), Zamora 11.408 (7,1%), Segovia 10.825 (6,8%), Ávila 10.198 (6,4%), Palencia 9.813 (6,1%) y Soria 5.688 (3,6%). En términos de densidad empresarial, las provincias de Burgos (71,6 empresas por cada mil habitantes), Segovia (70,5), Salamanca (68,0) y León (67,6) superan a la media regional.

Por otra parte, en 2020 se constituyeron en Castilla y León 2.188 sociedades mercantiles, lo que representa el 2,8% del total nacional. Asimismo, se disolvieron 937 sociedades (4,6% del conjunto de España), de las que el 7,7% derivaron de operaciones de fusión.

Para el período 2016-2019, se han identificado en Castilla y León 2.622 sociedades que cumplen los criterios de excelencia, de las que 1.130 empresas son catalogadas como Líderes (3,0% de la muestra disponible), 796 como Gacelas (2,7%) y 696 de Alta rentabilidad (2,2%).

Atendiendo a la distribución sectorial del conjunto de las empresas de excelencia, destaca el mayor peso de las empresas de servicios no comerciales (38,7%), por delante de las de la industria (26,9%), el sector comercio (18,1%), la construcción (11,9%) y la agricultura (4,4%).

Por provincias, Valladolid (27,4%), Burgos (16,8%) y León (15,8%) concentran el mayor número de empresas de referencia de Castilla y León.

Distinguiendo por tipologías, en Valladolid (26,9%) y Burgos (21,8%) se localiza la mayor concentración de empresas Líderes, en Valladolid (27,6%) y León (18,7%) de Gacelas (28,1%), y en Valladolid (28,0%), León (16,4%) y Salamanca (15,8%) de empresas de Alta rentabilidad (31,2%).

Por otro lado, las ventas de las empresas de Castilla y León crecieron en conjunto un 2,3% (3,5% en España) y, desde una perspectiva sectorial, el mayor aumento se ha producido en la construcción (9,0%), seguido de la agricultura (8,8%) y de los servicios no comerciales (8,0%). Por provincias, destaca el aumento en las empresas de Segovia (8,5%), Soria (7,2%), Zamora (6,4%) y León (5,3%).

Según el informe, en 2019 la inversión aumentó un 4,4% (3,4% en España), sustentada en un crecimiento más elevado del activo no corriente (5,2%) que del corriente (3,4%), constatándose un mayor repunte de la inversión total en la agricultura (6,3%).

En cuanto a la financiación, los recursos propios se incrementaron un 8,1%, mientras que, para los recursos ajenos, el crecimiento de los pasivos a corto plazo fue del 2,4% frente al descenso de los pasivos no corrientes (-1,0%).

Atendiendo a su origen, la financiación de las entidades de crédito aumentó a corto plazo (3,8%) y se redujo a largo plazo (-0,7%), mientras que aumentaron la deuda corriente con empresas de grupo (3,3%) y los acreedores comerciales (1,3%).

En cuanto al rendimiento de la actividad empresarial, se constata una mejora de la rentabilidad (5,4%) y de la financiera (8,7%) en 2019 (0,2 y 0,9 puntos más que el año anterior, respectivamente) y, con relación a la rentabilidad económica, se registran rendimientos de la inversión más elevados en la agricultura (6,5%) y, diferenciando por provincias, en las empresas de Segovia (7,0%) y Soria (6,2%).

En 2020, las ventas sufrieron un descenso en el conjunto de la empresa de Castilla y León del 10,8%, más moderado que el correspondiente al conjunto nacional (-11,3%), destacando por sectores una mayor intensidad del descenso de las ventas en los servicios no comerciales (-16,4%).

Desde la óptica de la rentabilidad, la empresa de Castilla y León alcanzó una rentabilidad económica del 4,3%, mientras que la financiera después de impuestos ascendió al 6,2%, niveles superiores a los obtenidos en el agregado nacional (3,1% y 5,0%, respectivamente). EFE