EFEOviedo

El grupo Vesuvius, dedicado ala elaboración de productos refractarios para la siderurgia, ha formalizado este jueves el expediente de regulación de empleo (ERE) para el cese de su actividad manufacturera en Langreo y Miranda de Ebro, donde cuenta con 111 y 17 empleados, respectivamente.

La compañía ha precisado en un comunicado que el ERE no afectará a la totalidad de la plantilla y que el número exacto de trabajadores afectados se concretará una vez finalizado el periodo de consultas que comienza ahora.

Vesuvius, con sede en el Reino Unido, ha explicado que el ERE, que ha presentado por "causas organizativas-estructurales" ante el deterioro de la industria del acero, supondrá el cese de la producción industrial así como de algunas funciones administrativas.

La multinacional ha decidido concentrar la actividad manufacturera de los productos refractarios "en un número limitado de fábricas en Europa para maximizar su producción y mantener la competitividad de sus productos".

Vesuvius ha justificado esta decisión en la reorganización de la actividad que está llevando en todas sus fábricas europeas ante el deterioro que está sufriendo la industria del acero por un exceso de capacidad y el incremento de importaciones de terceros países.

La empresa también ha hecho referencia a la ausencia de medidas proteccionistas para frenar las importaciones de fuera de la Unión Europea y a los altos costes de emisión, lo que, según ha advertido, podría dar lugar a una caída en la producción del acero en Europa.

La multinacional, presente en España desde 1989, cuenta con 24 filiales y 33 oficinas de venta en Europa.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, se comprometió ayer a utilizar "todas las posibilidades de acción", de la mano del Gobierno de España, para defender el mantenimiento del empleo en la factoría langreana.

Barbón aseguró que el Principado está "en comunicación diaria" con el Gobierno central para garantizar una "negociación fuerte" para trata de revertir la situación, como ya se hiciera ante el anuncio del cierre de la planta avilesina de Alcoa. EFE