EFEGuarda (Portugal)

El Gobierno de Portugal invertirá 450.000 euros en el Museo del Côa para que sus grabados paleolíticos, catalogados como Patrimonio Mundial junto con los españoles de Siega Verde -ambos en la cuenca del Duero-, sean cada vez más conocidos en todo el mundo.

El ministro portugués de Cultura, Luís Filipe de Castro Mendes, y la secretaria de Estado de Turismo, Ana Mendes Godinho, avanzaron hoy, en el marco de una jornadas de turismo sostenible celebradas en el Museo del Côa (situado en la comarca de Vila Nova de Foz Côa), cómo se desarrollará la inversión prevista para poner en valor este centro que cada año recibe una media de 50.000 visitantes.

En declaraciones a EFE, la secretaria de Estado explicó que, con esta inversión, se pretende que el museo tenga "cada vez mayor proyección internacional" y que "promueva toda la región del Duero, tanto los grabados -Paleolíticos- del Côa como el enoturismo de la cuenca del Duero".

De esta manera, la inversión servirá para que el Museo, desde donde se organizan las visitas a la estación rupestre, "tenga mayor capacidad para recibir turistas".

Los grabados rupestres del río Côa (acuífero de la cuenca del Duero que discurre por la frontera hispanolusa) fueron declarados Patrimonio Mundial en 1998 y los de la estación de Siega Verde (en la provincia española de Salamanca y a orillas del río Agueda) también obtuvieron la categoría de Patrimonio Mundial en 2010 como una extensión de los portugueses.

Se trata de grabados localizados en rocas de pizarra que simbolizan animales, con una antigüedad de entre 15.000 y 20.000 años.

Según avanzó Ana Mendes Godinho, uno de los objetivos pasa por "crear paquetes conjuntos - entre Côa y Siega Verde- con operadores turísticos y dar una visibilidad conjunta" para que el turista quiera ver las dos zonas y, así, tenga una fiel percepción del destino rupestre.

"Hay que mostrar los dos destinos como un producto", incidió la secretaria de Estado.

En el mismo sentido, la responsable del yacimiento de Siega Verde, Ketty Ratero, que también participó en las mismas jornadas, aseguró a EFE que "nuestro máximo objetivo es que Côa y Siega Verde vayan de la mano y se promocionen como un único destino Patrimonio de la Humanidad". EFE

cgg/pi/psh