EFEValladolid

Los equipos negociadores del PP y Ciudadanos han proseguido este miércoles con las conversaciones para llegar a un acuerdo de gobernabilidad en Castilla y León que ven más cerca por los avances conseguidos, pero que aún tiene como principal "escollo" la regeneración democrática y las medidas que pide Cs.

Fuentes conocedoras de la negociación han explicado a Efe que las conversaciones van "bien" y se encaminan a un acuerdo, aunque han apelado nuevamente a la prudencia y han reconocido que, más allá de los avances en materia programática, a nivel estratégico está pesando lo que ocurre entre ambos partidos a nivel nacional y en otras comunidades autónomas.

Las mismas fuentes han confirmado que ambas partes han registrado avances en materia programática, con medidas que mejoren la situación de la sanidad, pero existen aún cuestiones pendientes en otras materias que pueden complicar la pretensión del PP de que el acuerdo, al menos en su mayor parte, sea presentado antes de que el próximo sábado se constituyan los Ayuntamientos. "Ya veremos", han reconocido desde Cs.

El hecho de que algunas de las medidas de regeneración democrática planteadas por Ciudadanos al PP influyan en la propia constitución de algunos ayuntamientos o los posibles pasos del Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca en su investigación de las primarias del PP de Castilla y León marcan también parte de estas conversaciones, según han explicado fuentes de la formación 'naranja'.

En este sentido, el diario El Norte de Castilla apunta en su versión digital que Ciudadanos ha exigido un "reparto paritario" de las Consejerías del Gobierno autonómico y que el acuerdo incluya un apartado explícito sobre la dimisión de los miembros del Ejecutivo que sean imputados.

De este modo, puede reproducirse la discusión que ya estuvo viva en la anterior legislatura, cuando Ciudadanos pedía la dimisión de los altos cargos investigados en alguno de los casos de corrupción que afectan a la Comunidad y el PP esgrimió que el límite para que esto ocurriera era la apertura del juicio oral.

Esta existencia de Ciudadanos tiene que ver con las diligencias previas abiertas en el Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca, que ha ordenado una investigación, tras la denuncia anónima presentada la pasada semana por supuestas irregularidades en las elecciones primarias del PP de Castilla y León en 2017, de las que salió como presidente el actual candidato popular a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

En concreto, el juzgado investiga la comisión de supuestos delitos de coacciones, financiación ilegal de partido político y falsedad documental, que la denuncia atribuye a los integrantes de la candidatura de Mañueco por pedir supuestamente entre 300 y 500 euros a cargos y simpatizantes del PP salmantino para pagar las cuotas de afiliados que no podían participar en las primarias al no estar al corriente de pago de las mismas.

El PP de Salamanca ha anunciado este miércoles que se ha personado "como afectado" en esta causa y un abogado se encarga ya de defender los intereses del partido en el juzgado, según han explicado a Efe fuentes de esta formación.

Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE de Castilla y León, Virginia Barcones, ha asegurado que los aparentes avances en la negociación abierta entre el PP y Cs sobre la gobernabilidad de Castilla y León son "una estafa en toda regla" a los ciudadanos de la Comunidad, que "votaron cambio".

En la misma línea, el líder autonómico del PSOE, Luis Tudanca, ha escrito en su cuenta de Twitter la palabra "cómplice" y las acepciones que recoge el diccionario de este término, en alusión a la actuación de Ciudadanos en Castilla y León.

En declaraciones a Efe, Barcones ha criticado que sean "dos hombres de negro", en referencia a los dirigentes nacionales que abrieron la ronda de contactos formales entre el PP y Cs -Teodoro García Egea y José María Espejo-, quienes hayan marcado la pauta y estén "usando Castilla y León como moneda de cambio estratégica respecto a otros territorios", con la connivencia de los líderes autonómicos, Alfonso Fernández Mañueco (PP) y Francisco Igea (Cs).

Ha alertado de los "tejemanejes" de los dos partidos que siguieron al PSOE en los resultados electorales del pasado 26 de mayo y ha remarcado que un partido que se presentó ante los electores como "el adalid del cambio" ni siquiera se ha querido sentar con el ganador de los comicios y, en cambio, ha optado por hablar con quien "ha manchado el nombre de Castilla y León 32 años".

"O la regeneración y la mirada al futuro del PSOE o la degeneración del PP", ha resumido Barcones sobre las opciones que tiene en su opinión Ciudadanos y, en especial, su líder en Castilla y León, a quien ha cuestionado por no cumplir "la palabra dada" durante la campaña en materia de regeneración y de cambio político en esta Comunidad.EFE