EFEValladolid

Una reforma de la vigente ley reguladora del juego y de las apuestas en Castilla y León, aprobada en 1998, ha propuesto el PSOE a través de una iniciativa parlamentaria registrada en las Cortes este lunes y basada en más controles y restricciones para los establecimientos del sector.

El juego "ataca especialmente a las zonas más humildes y a los colectivos más vulnerables, barrios obreros y gente joven, algo que no sólo ocurre en Castilla y León y ya han abordado diez comunidades autónomas de distinto signo político, las dos últimas Madrid y Cantabria", ha afirmado este lunes el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca.

"Es algo urgente y necesario", ha subrayado durante un rueda de prensa celebrada en Valladolid antes de registrar en las Cortes de Castilla y León una proposición de ley con las modificaciones necesarias para "aumentar controles y restricciones", por una parte, y grabar las autorizaciones con un dos por ciento más para recaudar dinero con que financiar rehabilitaciones y campañas de prevención.

La eliminación de bonificaciones fiscales para los salones de juego y casas de apuestas figura también entre las propuestas del Grupo Socialista, así como la reducción de diez a cinco años el periodo de licencia para obligar a los establecimientos a su adaptación a la nueva normativa.

El aumento de la distancia de 100 a 500 metros lineales entre los locales de juego y apuestas respecto a los centros educativos, y de 300 a 1.000 metros entre los establecimientos de distinta naturaleza, son otras de las modificaciones de este texto que ha contado con el apoyo y colaboración del presidente de la Federación Castellano y Leonesa de Jugadores de Azar Rehabilitados (FECYLJAR), Ángel Aranzana.

La proposición de ley, para la que Tudanca ha pedido "el diálogo y consenso" que garantice su aprobación parlamentaria por unanimidad, exige además un mayor refuerzo del control previo de acceso, la obligación de las máquinas tragaperras de verificar la edad del usuario a través de un código, y la prohibición del acceso de menores a los locales aunque vayan acompañados de mayores.

En cuanto al régimen sancionador, el PSOE propone multas de 60.000 hasta 600.000 euros para faltas muy graves, hasta 60.000 para las graves y hasta 6.000 para las infracciones leves.

El presidente de FECYLJAR, Ángel Aranzana, ha agradecido una proposición de ley "adecuada a los tiempos modernos y actuales" que "no persigue al sector del juego, sino una regulación más dura y compensada con esta época" para que los jóvenes no tengan un contacto "tan directo", para una mayor prevención y toma de conciencia porque el juego "no es una actividad de ocio saludable".

Un estudio de la FECYLJAR estima que en Castilla y León ha crecido un 36 por ciento durante los últimos dos años la cifra de salones de jugo, en un 15 por ciento los casos de ludopatía patológica y se ha multiplicado por tres el juego on-line.

Castilla y León, según el mismo informe, finalizó 2018 con 140 establecimientos de juego autorizados durante ese año, a los que se añaden los veinte previstos durante este 2019 que elevarían esta proporción en un 15 por ciento. Valladolid, Salamanca, Burgos y León son las provincias con más establecimientos de ese tipo. EFE