EFEBurgos

La exministra de Sanidad y diputada del PSOE, María Luisa Cardedo, ha considerado este viernes que cuando se aplican políticas sanitarias es "un error de bulto solucionar los problemas retirando servicios" bajo el argumento de la "escasez de profesionales", lo que en su opinión "no es casualidad" y tiene que ver con los gobiernos de Mariano Rajoy y la falta de reposición.

Durante su intervención en el debate sobre sanidad organizado por el PSOE de Castilla y León con motivo de su congreso autonómico, en Burgos, Carcedo ha asegurado que ese fue uno de los principales problemas que se encontró el Gobierno socialista en materia sanitaria y que se agudiza especialmente en el déficit de profesionales en la Atención Primaria y en los hospitales más pequeños.

La exministra ha defendido que, además de las convocatorias de plazas de formación y de oposiciones que están volviendo a convocarse, es necesaria una "apuesta cultural" para atraer a los médicos a los centros de salud pequeños, que ve claves para la cohesión social y territorial que aporta el sistema nacional de salud, para lo que es necesario reforzar la coordinación entre ámbitos sanitarios pensando en el paciente.

Carcedo ha avisado de que la Ley General de Sanidad tiene "muchas virtudes" y ha confiado en "no tener la tentación de tocar jamás" sus principios, ya que "cualquier cosa" que hagan "no quedará tan bien", especialmente en la orientación hacia la cohesión territorial y social.

También ha intervenido en este debate la actual consejera de Sanidad de La Rioja, Sara Alba, quien ha defendido la capacidad de si equipo para sacar adelante tanto la "agenda potente de cambio", basada en la reversión de múltiples externalizaciones que estaban implantadas en esa Comunidad, como la gestión de la "durísima pandemia".

Sobre su proceso "internalizador" de servicios, la consejera ha defendido la utilidad y eficacia de haber revertido desde 2019 y en coincidencia con la pandemia servicios que estaban contratados con las empresas privadas, entre los que ha citado la cardiología, la atención a las víctimas de accidentes de tráficos y el transporte sanitario.

Alba ha referido sobre la escasez de médicos que es importante devolver actividad al sistema público de salud, para que no parezca que los hospitales públicos hacen "sólo lo que otros no quieren hacer", en referencia a la dualidad entre la sanidad privada y la pública.

Ha augurado que pronto el PSOE de Castilla y León accederá al Gobierno autonómico, por lo que ha recomendado tener lista "una agenda potente de cambio, bien dibujada y no perder nunca esa tensión por seguir trabajando".

En esta mesa de debate, moderada por el procurador socialista Jesús Puente, también ha intervenido el representante de la Plataforma Por la Sanidad Pública de Burgos y médico jubilado Juan Antonio Ayllón, quien ha defendido especialmente la necesidad de revertir para la gestión pública el Hospital Universitario de Burgos, construido y gestionado bajo la fórmula concesional y que presenta numerosos litigios entre la concesionaria y la Junta.

"Estamos alquilados y el casero va a lo suyo", ha ironizado sobre Eficanza, la UTE integrada por varias empresas que construyeron el hospital, y que según sus cálculos ingresará finalmente por este contrato unos 1.900 millones de euros hasta que culminen los plazos de amortización previstos.

Ha recordado que la Junta ya ha pagado 700 millones y ha asegurado que si la Junta se planteara seriamente trabajar en la reversión conseguiría hacerlo y ahorrarse entre 100 y 200 millones en el menor de los casos, en comparación al desembolso de esos 1.900 millones de euros de los que ha hablado.EFE

orv

(foto)