EFEValladolid

El silencio absoluto que mantiene Ciudadanos en Castilla y León tiene significado, según han explicado a Efe fuentes del partido, que han detallado que existe malestar con el modo en que se ha fraguado el preacuerdo con el PP anunciado anoche por las direcciones nacionales de ambos partidos.

La sensación es de una especie de desautorización en una negociación sobre la gobernabilidad de Castilla y León que había avanzado en los últimos días en el ámbito autonómico, pero que se ha visto sacudida por los términos del preacuerdo anunciado por ambos partidos en el ámbito nacional.

Entre otras cosas, lo que genera extrañeza es que se hable de un acuerdo con el PP en ayuntamientos como Burgos y Palencia, que por sí mismo no garantiza la Alcaldía para Ciudadanos, ya que en ambos casos necesitará del apoyo de Vox para que salgan adelante.

De hecho, al menos la única concejal de Vox en Palencia, Sonia Lalanda, ha advertido de que la socialista Miriam Andrés será la próxima alcaldesa de la ciudad si Ciudadanos no negocia directamente con el partido de extrema derecha.

La decisión de asumir la presidencia de diputaciones, unas instituciones que Ciudadanos ha abogado por suprimir en numerosas ocasiones por considerarlas como un foco de corrupción y clientelismo, es otro de los puntos de disensión al entrar en contradicción con la trayectoria del partido.

Además, cargos del partido 'naranja' han reconocido a Efe que la asunción de determinados puestos en el ámbito municipal y provincial puede generar problemas a medio y largo plazo por el perfil de los candidatos que pueden verse como alcaldes o presidentes de diputación sin que pasara por sus cabezas hace sólo un día.

Nada se mueve oficialmente en Ciudadanos de Castilla y León desde anoche, cuando se dio a conocer el preacuerdo con el PP para que Cs acceda a la Alcaldía de Burgos y Palencia y las presidencias de las diputaciones de Burgos y Segovia, a cambio de dar su apoyo a que Alfonso Fernández Mañueco sea el presidente de la Junta.

Tras conocerlo, pasadas las ocho y media de la tarde de ayer, el partido se limitó a remarcar que se trataba de un "pre-acuerdo" que había sido alcanzado por la comisión nacional de pactos, tras lo que remitieron a las explicaciones que esta mañana ha dado el secretario de Acción Institucional de Cs a nivel nacional, José María Espejo, quien ha negado que el acuerdo implique un "intercambio de cromos" con el PP.

A pesar de que Francisco Igea ha sido prolífico en sus apariciones en las redes sociales, el candidato de Ciudadanos no publica comentarios en Twitter desde hace tres días, cuando sentenció que "sin regeneración no habrá pactos con el PP" y añadió: "vinimos a cambiar las cosas y cumpliremos nuestra palabra".

De hecho, a raíz de conocerse el preacuerdo con el PP esta entrada de Igea ha recibido varias respuestas de usuarios de la red social en la que cuestionan el planteamiento expresado por el candidato hace tres días: "Paco, para hacer esta patochada, mejor hubieras dejado que siguiera la contrincante de las primarias (Silvia Clemente), pareciera que la silla es más importante que la famosa regeneración...gran decepción", resume uno de los interlocutores.EFE