EFEValladolid

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, se reunirá el próximo 28 de enero con la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Demografía, Dubravka Suica, para demandar medidas y recursos para la Comunidad castellanoleonesa.

Según han explicado este sábado fuentes de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior en un comunicado, las regiones europeas están contribuyendo a la redacción de un nuevo dictamen en materia demográfica.

Para ello, Castilla y León ha trasladado al Comité de las Regiones cuáles están siendo las principales repercusiones del cambio demográfico en el territorio así como la expectativa de alcanzar la cohesión, el equilibrio territorial y la puesta en marcha de una Estrategia Demográfica Común.

Esta consideración se expone entendiendo que dicha estrategia debe ser un mecanismo paralelo a la nueva Política Agraria Común, con dotación de fondos de cohesión para las regiones con retos demográficos.

En esta primera fase de elaboración del nuevo dictamen, Castilla y León ha podido exponer en una sesión de trabajo inicial unas primeras propuestas con las que abordar el cambio demográfico, fruto de algunas experiencias de interés que podrían tener un mayor impacto con la llegada de fondos europeos.

Una de ellas es el impulso de la metodología LEADER para que a través de los Grupos de Acción Local se dinamice el territorio con la gestión de fondos públicos y privados, apostando por la innovación y la cooperación.

Otra de las propuestas pasa por impulsar planes “ad hoc” para aquellos españoles que, siendo españoles de segunda o tercera generación, con nacionalidad española o susceptibles de alcanzar su estatus de nacional, puedan regresar a España para desarrollar su proyecto de vida.

También, sobre la base de la estrategia climática de la Comisión Europea, que define como elemento vertebrador fundamental garantizar una justicia social para una transición justa, se plantea que se reconozca a los municipios enmarcados en territorios escasamente poblados, con una ciudadanía y una administración que protegen estas zonas que en gran medida también cuentan con una calificación de protección natural, como ZEPA, Red Natura y Espacios Naturales Protegidos.

Esta iniciativa supondría una armonización fiscal que tendría que liderar la Unión Europea, para que estos territorios que compensan las emisiones de CO2 de zonas industriales, muchas veces limítrofes, reciban una compensación que permita la prestación de servicios de calidad y su vertebración adecuada sin agravios comparativos con las zonas urbanas.

Finalmente, Castilla y León cuenta con otras iniciativas y medidas que pueden resultar de interés y como ejemplos para el contenido del futuro dictamen sobre demografía.

Entre estas actuaciones figuran los programas territoriales de fomento, planes directores industriales y el Plan de Dinamización Económica y Demográfica de Soria.

La Delegación de Castilla y León en Bruselas ha expuesto esta misma semana varias aportaciones del Gobierno autonómico para poder incluir en el proyecto de nuevo dictamen “Cambio demográfico: propuestas para cuantificar y afrontar los efectos negativos en las regiones de la Unión Europea”.

La Consejería de Empleo e Industria, de la que depende la coordinación de la Agenda para la Población, ha sugerido algunas experiencias –de las 174 medidas que conforman dicha Agenda para la Población- al trabajo que ya se está desarrollando en el seno de la Comisión de Política Social, Educación, Empleo Investigación y Cultura del Comité de las Regiones. EFE

erbq