EFELeón

La eurodiputada socialista Iratxe García ha defendido esta viernes en León su apuesta por una Europa que recupere su alma social, esté más cohesionada y se vuelque en el ecologismo y ha ensalzado la inequívoca vocación europeísta de España.

García ha sido la ponente del acto celebrado en el Ayuntamiento de León para conmemorar el 41 aniversario de la Constitución que ha estado presidido por el alcalde de la ciudad, José Antonio Diez.

También han asistido el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán; la delegada del Gobierno, Mercedes Martín; el subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, y el delegado de la Junta de Castilla y León, Juan Martínez Majo, así como otras autoridades civiles y militares.

La eurodiputada socialista ha advertido de que Europa se encuentra en una encrucijada en la que tiene que decidir sobre políticas fundamentales para la vida de los ciudadanos y en momento además en el que los populismos y la extrema derecha quieren acabar con el proyecto de Europa.

"Por eso es más importante que nunca poner en valor esos principios fundamentales sobre los cuales hay que trabajar para que Europa vuelva a ser un espacio de oportunidades y desarrollo económico pero también de libertades y de estado de derecho", ha sostenido.

Ha subrayado que es fundamental seguir trabajando para que Europa mejore porque significará que mejore también la vida de sus ciudadanos.

También ha defendido que las políticas tradicionales no son capaces de dar respuesta a los problemas y ha apostado por arbitrar nuevas formas de hacer política ante una realidad más compleja y una ciudadanía que quiere participar en la toma de decisiones.

"Es el momento de ser audaces e imaginativos como lo fueron los fundadores de las primeras comunidades europeas, que se inventaron un sistema de gobernanza nuevo para hacer frente a los retos de su época", ha agregado.

Para la eurodiputada la voz de Europa es más necesaria que nunca en un mundo convulso y hay que renovar el proyecto para poder mantener sus principios. "No podemos fallar porque los riesgos son demasiados altos", ha advertido.

También ha afirmado que los populismos se deben en parte a la frustración que generó la crisis que ha provocado un aumento de la desigualdad entre las personas y los territorios.

Y en esa línea ha apostado por que Europa recupere su alma social y ponga a las personas en el corazón de su acción política para lo que se debe garantiza el acceso universal a la protección social.

También ha alertado contra las actitudes de exclusión y de discriminación. "Europa es un espacio de libertad y de igualdad", ha apostillado. EFE

lm/mr

(foto)