EFEValladolid

La Junta de Castilla y León pretende incluir en la nueva Ley de Transparencia que proyecta la obligación para todos sus altos cargos de hacer públicas todas las reuniones que mantengan y rechazar los regalos que pretendan hacerles, incluidas las entradas deportivas o culturales y aunque tengan un valor residual.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta y consejero de Transparencia, Francisco Igea (Cs), ha remarcado que sólo habrá una "posible excepción" en el caso de la publicación de las agendas cuando la comunicación de una reunión pueda causar un "perjuicio a la Comunidad", pero para evitar su publicación deberá contar con el "consentimiento de toda la Junta de Gobierno".EFE