EFEValladolid

Las Cortes de Castilla y León han alumbrado este jueves un nuevo acuerdo político contra la violencia machista, favorecido por la ausencia por razones de salud de la procuradora de Vox Fátima Pinacho, mientras que el PSOE, el PP y Cs han chocado en sus visiones sobre la necesidad o no de abolir la prostitución, pero finalmente ha salido adelante pedir al Gobierno que dé pasos en la dirección de acabar con ella.

El socialista Luis Fernández Bayón ha defendido ante el Parlamento autonómico esta iniciativa, vinculada a la reciente conmemoración del Día contra la Violencia hacia las Mujeres, y ha planteado la necesidad de mantener acuerdos de este tipo para "combatir los discursos negacionistas de Vox".

Finalmente, en la votación han separado los puntos generales sobre violencia machista, que han sido aprobados por unanimidad, y aquellos que eran favorables a la abolición de la prostitución, donde la suma de procuradores del PSOE, Podemos, UPL y la no adscrita María Montero se ha impuesto a la negativa de Cs, mientras que el PP y Por Ávila se han abstenido.

Antes, en el debate de esta proposición no de ley han intervenido representantes del PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos, quienes pese a los reproches, han mantenido vivo el espíritu general del Pacto Nacional contra la Violencia de Género al defender iniciativas que puedan acabar con esta violencia contra las mujeres.

Entre otras medidas incluidas en la proposición figuran el incremento de las partidas dirigidas a luchar contra todas las formas de violencia contra las mujeres, colaborar con las asociaciones que trabajan por la igualdad entre hombres y mujeres y cumplir con las mociones aprobadas en 2019 y 2020 en esta materia.

Sin embargo, los acuerdos han quebrado con dos de los puntos de la iniciativa del PSOE, que pedían dar pasos en la abolición de la prostitución, tanto en el ámbito autonómico como su demanda al Gobierno central.

El Grupo Popular ha registrado sendas enmiendas a estos puntos, que han sido rechazadas por el PSOE y que pedían al Gobierno que financie el proyecto "Atrapadas" de atención a mujeres afectadas por la trata de seres humanos y la prostitución y, por otra parte, en lugar de hablar de abolición, pedir una ley estatal contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

En el caso de la representante del PP Inmaculada Ranedo ha apelado a la unidad frente a la violencia machista ya que cree que el Ministerio de Igualdad genera "confrontación" y "así vamos mal", porque con sus argumentos "se acercan más a los delitos de odio (contra los hombres) que a la defensa de las víctimas".

Sobre la prostitución, la procuradora del PP ha pedido que el Gobierno central impulse con los grupos parlamentarios del Congreso un acuerdo para aprobar una ley orgánica contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, que establezca mecanismos adecuados para la prevención, refuerce la persecución de oficio del delito, promueva la eliminación de publicidad de contenido sexual y ponga en marcha servicios y programas de protección social y recuperación integral de las víctimas.

Por su parte, la procuradora de Cs Alba Bermejo ha garantizado el apoyo de su partido al Pacto contra la Violencia de Género frente a la "lamentable excepción" de Vox ante el "drama humano" de la violencia machista, ante el que la ultraderecha aplica sus "paranoias terminológicas y sus batallitas culturales inútiles".

Sin embargo, sobre la abolición de la prostitución, Bermejo ha manifestado que el ordenamiento jurídico ya persigue la prostitución ejercida a la fuerza -trata de seres humanos-, mientras que ha cuestionado que pueda legislarse contra el "porcentaje de mujeres que lo hace libremente" -la prostitución-.

En este sentido, la representante de Cs ha defendido "garantizar los derechos y las libertades de todas las mujeres", en referencia a la posibilidad de que haya mujeres que quieran ejercer la prostitución "libremente", que resume su "forma de entender el feminismo liberal".

"¿Cree que las mujeres que ejercen la prostitución lo hacen porque quieren? ¿Les gustaría que una familiar ejerciese la prostitución?", ha preguntado el procurador del PSOE, convencido de que la respuesta es "evidentemente no". "Pues ahí tienen la respuesta", ha resumido Bayón.EFE

orv-aam

(foto)