EFEValladolid

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido para su partido el voto del electorado del centro-derecha con el fin de evitar su "dispersión", y se ha mostrado partidario de "añadir una urna" el 26 de mayo para unas elecciones generales.

"Pido el voto a todos porque queremos ganar pero también gobernar para servir a todas las personas con lealtad a España", ha manifestado este lunes en Valladolid durante la clausura del Comité Ejecutivo Regional del PP en Castilla y León, que también preside Fernández Mañueco.

Ha argumentado para ello la capacidad de su partido de "articular mayorías positivas y constructivas para Castilla y León", así como la experiencia de gestión, la mayor en la historia autonómica, aunque ha reconocido que "quienes están en los extremos no nos lo van poner fácil".

Experiencia para mantener lo realizado pero también renovación "para mejorar lo que no funciona", ha ofrecido dentro de un "reformismo" que ha definido como "una forma de actuar y una manera de pensar" de la que ha hecho partícipe a los expresidentes del Gobierno autonómico Jesús Posada, José María Aznar y Juan José Lucas, y al actual mandatario, Juan Vicente Herrera.

"Cada uno ante momentos y problemas distintos pero serios, honestos y comprometidos con conocimiento y esfuerzo, estamos en deuda con vosotros", ha subrayado antes de darles las gracias poor ello.

El diálogo con los partidos e instituciones ha anunciado Fernández Mañueco como premisa de su partido, quien se ha presentado como un candidato "con experiencia y credibilidad" y que ha ofrecido "estabilidad" con el único límite de impedir que Castilla y León sea utilizada como "moneda de cambio" para que Pedro Sánchez "continúe un minuto más en La Moncloa".

En este punto, se ha mostrado partidario de "añadir una urna" el 26 de mayo para elecciones generales, además de las que esa fecha recogerán los votos de los comicios europeos, autonómicos y municipales.

El PP, ha asegurado, "está perfectamente preparado para un Superdomingo", para unas elecciones que en caso de ser convocadas "van a ser la oportunidad de censurar a Pedro Sánchez y a un gobierno apoyado por comunistas y separatistas", así como "para decirle que España no se vende por intereses partidistas o personales".

Pedro Sánchez, ha resumido en ese punto, "no tiene el apoyo del Parlamento ni de la calle", como en su opinión ocurrió ayer en diversas ciudades de España en manifestaciones "donde la noticia no estaba en si éramos tantos o cuántos, sino en el clamor contra las cesiones del Gobierno".

Ha recordado que, en caso de resultar elegido, una de sus primeras medidas será la supresión del impuesto de sucesiones "para crear empleo y favorecer el crecimiento de las empresas, y también para que las familias puedan dejar a sus hijos e hijas sus ahorros después de años de sacrificio".

En Castilla y León, ha insistido, el PP ha demostrado que es posible bajar los impuestos, tener crecimiento, disminuir el paro y tener mejores servicios públicos", además de ofrecer los mejores resultados educativos en el país y una sanidad de las mejor valoradas en el conjunto nacional. EFE