EFENavarredonda de Gredos (Ávila)

El presidente del PP, Pablo Casado, ha elegido el corazón de la abulense Sierra de Gredos y el Parador de Turismo en el que se elaboró la primera ponencia constitucional para celebrar una importante Junta Directiva Nacional con la que cierra un curso político convulso.

Tras participar el pasado lunes en una jornada celebrada en "La Casa del Presidente", un hotel que en su día fue la residencia de verano de la familia de Adolfo Suárez cuando era jefe del Ejecutivo central, Casado se ha trasladado este miércoles, junto a la cúpula de su partido, a 65 kilómetros al sur de Ávila.

La elección no es casual, ya que el Parador de Turismo de Gredos, además de haber sido el primero de la red, inaugurado en octubre de 1928, simboliza el germen de la actual Constitución Española de 1978, donde los siete 'padres' de la Carta Magna se reunieron para elaborar la primera ponencia constitucional.

Por ello, este establecimiento hostelero cuenta desde 1998 con el "Salón de los Ponentes", en honor a los "Siete Padres de la Constitución": Manuel Fraga; Gregorio Peces Barba; Gabriel Cisneros; Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón; Jordi Solé Tura; José Pedro Pérez-Llorca y Miquel Roca.

Cinco años después, en este mismo lugar fue firmado el "Documento de Gredos" o "Declaración de los ponentes de la Constitución de 1978", coincidiendo con el 25 aniversario de la Carta Magna.

Por ello, este lugar privilegiado de la provincia de Ávila ha sido elegido por el Partido Popular para este acto lleno de simbolismo, en el que Pablo Casado ha retornado a la tierra por la que fue diputado nacional, empadronándose en la localidad abulense de Las Navas del Marqués.

En ese tiempo fue vicesecretario de Comunicación, un cargo ahora ocupado por Pablo Montesinos, uno de los presentes en este acto que también sirve para conmemorar sus tres años como presidente del Partido Popular.

Para el acto, todo está medido, no se esperan declaraciones aparte del discurso que el propio Casado realizará tras la Junta Directiva desde uno de los balcones del Parador de Gredos, con la Sierra de Gredos al fondo.EFE