EFEZamora

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Carlos Pollán (Vox), no ha querido valorar las palabras del vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, de su partido, cuando se dirigió a una procuradora con discapacidad, aunque sí ha abogado por "mantener la educación" en el parlamento autonómico.

A preguntas de los periodistas en Zamora, Pollán ha argumentado que como presidente de las Cortes no entra a valorar si hubo falta de respeto durante la intervención de García-Gallardo el pasado martes, cuando dijo a la parlamentaria regional del PSOE Noelia Frutos, que se desplaza en silla de ruedas, que iba a responderle "como si fuera una persona como todas las demás".

Pollán ha señalado que no entra en valoraciones de los grupos políticos y ha invitado a la gente a que "vea, lea y escuche las intervenciones completas" para que luego "cada uno saque sus propias conclusiones".

Ha recordado que el día en que se produjeron esas declaraciones, antes de iniciarse el debate parlamentario, ya pidió que se debatiera y se confrontaran posturas pero "siempre desde la educación y el respeto, eso lo reitero y lo he reiterado ese día", ha apostillado.

Ha asegurado además que, como presidente de las Cortes de Castilla y León, su función es la de dirigir los plenos e intentar que sean "lo más cordial posible" aunque unos grupos parlamentarios se expresen "de una forma y otros de otra".

"Mi labor es que eso llegue a buen fin", ha declarado par reiterar a continuación que son los grupos parlamentarios y los intervinientes los que tienen que explicar sus posiciones.

Ha agregado que ni el PSOE, ni el PP, ni Vox pueden tener queja del orden con el que se llevan los plenos hasta el momento y ha subrayado su posición como presidente consistente en que se mantenga el debate, las posturas y la educación, "y en esa línea voy a seguir trabajando", ha concluido sobre ese asunto. EFE